(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Del conflicto a la casi conquista total del torneo. El seleccionado femenino tuvo altercados en la preparación para los Juegos Panamericanos pero aún así sacó la tarea adelante y logró obtener una medalla de plata histórica tras igualar 1-1 en la final frente a Colombia y perder 7-6 en la definición por penales.

El partido fue un ida y vuelta absolutamente parejo, donde no se sacaron diferencia, inclusive en el resultado y las formas de los goles. El primer golpe fue para las "cafeteras" tras un cabezazo de Catalina Usme a los 33 minutos para marcar el 1-0. Pero rápidamente, las argentinas reaccionaron y, tras una pelota parada, Agustina Barroso encontró el empate en un cabezazo a los 41 minutos. El partido se terminó definiendo desde el punto del penal, donde a Gabi Sanchez le tocó malograr su penal tras pegarle por arriba del travesaño, siendo así el cierre de la serie.

Sin dudas que este torneo debe ser considerado un gran paso para el fútbol femenino. Sobretodo por como fue la caótica preparación, donde una parte del plantel tuvo quejas para con Carlos Borrello, técnico de la selección. Mariana Larroquete se coronó como la goleadora del certamen con cuatro conquistas.

 

Argentina, que en Santo Domingo 2003 había pedido la final por la medalla de bronce ante México (4-1) sumó este gran resultado luego de la buena actuación en el Mundial de Francia, donde estuvo muy cerca de un histórico pase a los octavos de final.

El fútbol femenino, que es panamericano desde Winnipeg 1999 sumó con Colombia su cuarto ganador histórico ya que Estados Unidos se quedó con el oro en la primera edición, Brasil logró el oro en Santo Domingo 2003, Río de Janeiro 2007 y Toronto 2015, mientras que Canadá obtuvo el primer lugar del podio en Guadalajara 2011.