(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Luis Rubiales asumió como mandatario de la Real Federación Española de Fútbol hace un mes y medio y ya debió tomar decisiones fuertes. La primera de ellas fue, quizá, la más controversial de la década: despedir a Julen Lopetegui de la Selección de España tras enterarse de su negociación con Real Madrid, a espaldas de la organización. Al momento de elegir a su reemplazo, a falta de solo dos días para la Copa del Mundo, optó por un nombre fuerte de poco recorrido como entrenador: Fernando Hierro. Tal parece que, tras la eliminación del Mundial de Rusia, caerán más decisiones fuertes que tomar. La remodelación continúa...

 

El día clave respecto a lo que sigue es el próximo 23 de julio. En dicha fecha, la Federación Española de Fútbol tendrá una asamblea en la que se decidiría el nombre del nuevo seleccionador de España, uno que convenza y ponga a la Selección por encima de intereses personales o asociaciones externas a la Federación.

Los otros puntos que se tocarían en la asamblea serían la fecha de la Supercopa de España (que sería el 12 de agosto en el Wanda Metropolitan), las variaciones en el sistema de Copa del Rey y, fundamentalmente, la reestructuración del fútbol español, con un nuevo reparto de los ingresos televisivos como pilar.