(Desde Kazán, Rusia) La vida y la intimidad del 10 es un divino tesoro para Lionel Messi. Sin embargo, hoy en el Kazán Arena, el astro argentino tendrá hicnahda propia por primera vez en esta Copa del Mundo, ya que Antonela y sus tres hijos: Thiago, Mateo y Ciro ocuparán un lugar para alentar a Leo. 

Con avión a su disposición para viajar a los tres primeros partidos de la fase de grupos, Anotnela decidió no viajar a Rusia para los partidos ante Islandia, Croacia y Nigeria: un poco porque Ciro es muy chiquito y otro poco porque disfrutó en Rosario del nacimiento de su sobrina. 

 

 

Sin embargo, entre Rosario y Barcelona llegaron los mensajes de aliento para Leo, en un estado de ánimo que fue de menor a mayor y que tuvo su pico más bajo tras la derrota frente a Croacia y ahora se encuentra en franco ascenso.

La última vez que Antonela y sus dos hijos mayores vieron en vivo a su papá fue en la despedida de Buenos Aires, cuando Argentina goleó por 4-0 a Haití con tres goles de Leo.... ojalá se repita el mismo efecto ante los galos.