(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Irán intenta llegar de forma ideal a la Copa del Mundo que tendrá lugar en Rusia. El conjunto asiático jugará el quinto Mundial de su historia y, por primera vez, el segundo de manera consecutivo. Para arrancar de la mejor manera, es fundamental disputar varios partidos amistosos para aceitar el funcionamiento y las variantes. No obstante, justamente en ese aspecto han tenido problemas los dirigidos por el portugués Carlos Queiroz. ''Nadie quiere jugar con nosotros'', declaró el entrenador a la agencia de noticias 'Mehr'.

 

 

''Irán tiene problemas políticos. Los críticos hablan mucho, aunque también deben saber que nadie quiere enfrentarnos'', completó el luso tras la cancelación por parte de Grecia del choque que debió disputarse ayer y de la negativa de Kosovo a enfrentar al elenco persa.

Las severas dificultades para arreglar encuentros amistosos aumentaron tras el 8 de mayo, cuando el presidente estadounidense Donald Trump decidió retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear que tenía con Irán y aplicar sanciones a la nación asiática. A los dirigidos por Carlos Queiroz les queda un solo rival por enfrentar antes del Mundial: Lituania, este viernes en el Otkrytie Arena de Moscú.

El sueño iraní arrancará el próximo 15 de junio cuando enfrente a Marruecos en San Petersburgo por la apertura del Grupo B. Luego enfrentará a España el 20 de junio en Kazán y culminará su recorrido por la Primera Ronda ante Portugal, el 25 de junio en Saransk.