(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Robbie Williams tuvo el honor de ser el cantante principal en la ceremonia inaugural del Mundial de Rusia 2018 en conjunto con la rusa Aida Garifullina. Pero en un momento dado, mientras recitaba los versos de su éxito 'Rock DJ', miró a la cámara, modificó la letra e hizo un polémico gesto. Los motivos reales de la reacción del británico, a continuación.

 

Resulta que Williams, que reconoció en reiteradas ocasiones que estaba cumpliendo ''un sueño de su infancia'', recibió duras críticas por parte de algunos de sus compatriotas. Uno de los comentarios más duros fue emitido por Bill Browder, director ejecutivo del fondo de inversiones Hermitage Capital, que acusó al músico de ''vender el alma a un dictador''.

 

''Hay muchas maneras de hacer dinero pero vender tu alma a un dictador no debería ser una de ellas. Que verguenza'', redactó Browder en su Twitter, defendiendo a los ''10 mil soldados ucranianos muertos''.

Otro de los británicos que criticó duramente a Robbie Williams fue el parlamentario Stephen Doughty, quien declaró a 'The Guardian': ''Es sorprendente y decepcionante escuchar que un artista británico tan grande, aliado de las campañas de derechos humanos y la comunidad LGBT haya aceptado ser pagado por Rusia y FIFA para cantar en la apertura de la Copa del Mundo''. Otro hombre del parlamento, John Woodcock, también condenó al músico por ''entregar a Vladimir Putin una exitosa publicidad después de que Rusia perpetrara un ataque químico en territorio inglés''.

Con todas las críticas recibidas, Williams se desquitó en vivo, en cámara y frente a millones de personas que, anonadadas, observaron el gesto del músico y trataron de entender el porqué; una vez más, como tantas otras veces, se mezclaron la política y el fútbol dentro de una cancha.