(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Danijel Subasic fue figura indiscutida y héroe absoluto de Croacia en el choque de Octavos de Final ante Dinamarca: atajó tres penas máximas en la tanda de penales tras el 1-1 reglamentario y metió a su nación en Cuartos de Final por segunda vez en la historia (la anterior vez fue en 1998, cuando los balcánicos debutaban. Terminaron en el tercer puesto tras vencer a Holanda). Debajo de su buzo, el guardameta llevó una imagen muy especial.

 

El arquero de 32 años, con presente en Monaco, dejó ver un homenaje muy emotivo durante los festejos por la obtención del boleto a Cuartos de Final: debajo de su camiseta, llevaba una remera con la imagen de Hrvoje Custic, ex compañero suyo que falleció en 2008 tras chocar con un paredón jugando para el NK Zadar de Croacia, hecho similar al que ocurrió en 2015 con Emmanuel Ortega, jugador de San Martín de Burzaco.

Desde aquel trágico acontecimiento, el guardameta siempre lleva la misma remera debajo de su buzo. Su corazón y sus atajadas están dedicadas a su fallecido compañero y amigo. La victoria de hoy está, claramente, dedicada a él también. Una historia que eriza la piel.