(Desde la redacción de DOBLE AMARILLA) El defensor de Dinamarca marcó el primer gol del partido a los 58 segundos, frente a Croacia, por los octavos de final. Con este tanto, superó el récord que tenía, hasta el momento, Cristiano Ronaldo en esta Copa del Mundo.

El portugués tenía la marca de 3 minutos 30 segundo frente a España por el primer partido del Grupo B. Le cometieron penal y él lo tradujo en gol. Pero hoy, el dinamarqués Nicolai Jorgensen lo superó, cuando a los 58 segundos de haber comenzado el partido, le convirtió a Croacia.

 

 

De todas formas, en la historia de los mundiales, hay otros goles que se hicieron aún más rapido, como por ejemplo: el checoslovaco Vaclav Masek, quien en Chile 62 le marcó a México un gol a los 15 segundos. Los otros goles rápidos de los Mundiales fueron convertidos por el inglés Bryan Robson contra Francia, a los 27 segundos (España 82); por el francés Bernard Lacombe contra Italia, a los 37 segundos (Argentina 78); y el paraguayo Celso Ayala ante Nigeria, a los 52 segundos (Francia 98).