(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Argentina enfrenta a Francia mañana, 30 de junio, a partir de las 11 horas en el Kazán Arena. Larga es la historia de la Albiceleste en los mundiales y muy rica cuando jugó en días como mañana: disputó cinco encuentros, de los cuales empató tres y perdió dos. Del tridente de choques terminados en igualdad, se llevó dos pasajes históricos a la siguiente ronda: frente a Yugoslavia en Italia 1990 y ante Inglaterra en Francia 1998.

 

 

El primer partido que Argentina jugó un 30 de junio fue en 1974, ante Brasil. En dicho encuentro, cayó por 1-2: Miguel Ángel Brindisi marcó para la Albiceleste y Rivelino y Jairzinho para el Scratch, vigente campeón en ese entonces. En ese mundial, disputado en la República Federal Alemana, la Albiceleste tuvo un paso sin pena ni gloria: quedó afuera en fase de grupos, con solo un punto.

 

 

El siguiente choque marcó un hito en la historia de la Selección: Yugoslavia, Cuartos de Final, Italia 1990. Tras el 0-0 del tiempo reglamentario, llegaron los penales. Y allí apareció Sergio Goycochea en todo su esplendor, marcando una noche histórica y forjando el poderío de un equipo que, contra viento, marea y sus propias deficiencias, continuó avanzando hasta la final.

 

 

En 1994, también un 30 de junio, Argentina cerraba la fase de grupos del Mundial de Estados Unidos, ante Bulgaria. Perdió 0-2 en aquel choque, el anteúltimo de la Selección en esa Copa en la que, a causa del dóping, Diego Maradona quedó afuera pronunciando una de sus frases más famosas: ''Me cortaron las piernas''. Como a esa Selección, que dijo adiós en Octavos de Final ante Rumania.

 

 

 

 

 

Los últimos dos choques disputados un 30 de junio terminaron en empate, uno con desenlace feliz y otro con tristeza: en 1998, Argentina empataba 2-2 con Inglaterra. Gabriel Batistuta de penal y Javier Zanetti marcaron para los de Daniel Alberto Passarella. Alan Shearer y Michael Owen, para los británicos. En los penales, con una actuación clave de Carlos Roa, la Selección pudo conseguir el boleto a Cuartos de Final, donde cayó ante Países Bajos. Ocho años más tarde, la suerte no estaría del lado nacional: ante Alemania, en el famoso partido del papelito del arquero Jens Lehmann, Argentina cayó derrotada en los penales. 1-1 en el tiempo reglamentario con goles de Roberto Ayala y Miroslav Klose. Y en las penas máximas, fallaron el mismísimo Ayala y Esteban Cambiasso. Despedida y adiós. Cerca de una década más tarde, en Brasil, la historia sería diferente en los penales, pero esa es otra historia.

La Selección juega mañana, 30 de junio, ante Francia. En tiempo reglamentario, Argentina nunca logró ganar un partido que disputó el día mencionado. Pero tuvo alegrías muy grandes en penales. A su vez, según marca la estadística, la Albiceleste jugó dos veces ante los galos: en 1930 y 1978. Curiosamente, en ambas ocasiones llegó a la final. ¿Se repetirá en esta ocasión? ¿Logrará ganar mañana el equipo de Jorge Sampaoli sin necesidad de sufrir tanto? Los datos son eso, datos. En el césped, una vez que el arbitro marca el inicio, todo puede pasar...