El entramado judicial tras la muerte de Maradona tuvo nuevos capítulos esta semana que incluyeron denuncias de falso testimonio y una importante medida tomada por la Justicia Federal que podría derivar en que la causa por las marcas del astro termine siendo dirimida en Comodoro Py. 

Al filo del fin de semana, el juez federal Ariel Lijo le reclamó a dos juzgados que le envíen las causas donde se investiga a Matías Morla y a otros involucrados por el uso de las marcas de Diego Armando Maradona. El magistrado de Comodoro Py consideró que, como las maniobras podrían constituir una supuesta infracción a la Ley de Marcas, debía ser la justicia federal quién investigue y centralice todo, lo que incluye una causa en la justicia nacional iniciada por Dalma y Gianinna y otra de la justicia provincial que encabezó Verónica Ojeda en representación de Dieguito Fernando.

El entramado de denuncias y contradenuncias con respecto a las cuestiones patrimoniales, el uso de las distintas marcas que involucraban a Diego y el manejo del patrimonio es complejo. En la resolución de 14 páginas, a la que accedió Doble Amarilla, el juez Lijo hace un análisis de los tres expedientes que existen (el que está en su juzgado, el de la justicia penal nacional y el de La Plata) y explica por qué están concatenados. Su objetivo es reunir las tres causas para evitar que se tomen decisiones contradictorias. Esto podría pasar, por ejemplo, si en un expediente fallan a favor de Morla y en otro, en su contra. 

En Comodoro Py está radicado un expediente donde, en representación de “SATTVICA S.A., se cuestionó a Dalma y Giannina Maradona Villafañe por estar “utilizando y comercializando una de las marcas que intentaron inscribir en el INPI (Instituto Nacional de Propiedad Intelectual”. Incluso se dijo que “pusieron manos a la obra y emprendieron la venta prohibida de productos protegidos por la inscripción marcaria a través de redes sociales”. 

Es por esto que Lijo repasó también las otras dos causas donde está involucrada SATTVICA. Una es la que iniciaron Dalma y Gianinna contra Morla en la Justicia Nacional en lo Criminal y Correccional. Allí, las hijas de Diego denunciaron al abogado por administración fraudulenta y aseguraron que se abusó de su condición de apoderado.

Según lo que indicaron, Morla habría perjudicado patrimonialmente a Maradona “en cuanto habría cedido gratuitamente -a partir de la suscripción de dos (2) convenios de transferencia-, veinte (20) marcas registradas originariamente a su nombre en favor de la firma “SATTVICA SA” -Compañía que habría sido creada el 11 de junio de 2015 por Matías Edgardo Morla y por quien sería su cuñado, Christian Maximiliano Pomargo-, poseyendo el primero de ellos el ochenta por ciento (80 %) del capital accionario”.

“Tales negocios jurídicos se habrían consumado a partir de la celebración de dos (2) convenios de transferencia poco tiempo después de la constitución de “SATTVICA SA”, precisamente los días 4 de enero y 16 de noviembre, ambos de 2016, los que habrían sido suscriptos por Morla en representación del mencionado Maradona”, dice la denuncia que tiene el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 43. Si bien allí se habían dictado una serie de medidas cautelares para prohibir el uso de forma temporánea, eso fue descartado el año pasado por la Cámara que revisó la medida.

A este panorama se suma la tercera denuncia, la que inició Verónica Ojeda en representación de su hijo Dieguito Fernando. Allí se lo señala a Morla como responsable de “defraudación por administración fraudulenta y retención indebida” y por una posible “estafa procesal”. De acuerdo a la presentación que hizo la ex pareja de Diego, el 14 de junio de 2014 se otorgó en Río de Janeiro “un poder general amplio de administración y disposición a raíz del cual Morla manejó con total y absoluta libertad el patrimonio de Diego Armando Maradona sin rendir cuenta alguna, excediéndose arbitrariamente en las facultades de administrador que poseía, vulnerando los deberes de custodia y realizando “un sinnúmero de actos e incumplimiento de las obligaciones legales”.

Allí se señaló que el abogado inscribió desde 2014 tanto en el INPI como a nivel mundial la marca Maradona con “derechos cedidos gratuitamente a su favor”, lo que habría generado “un desapoderamiento de bienes en forma total”. Allí se hizo foco también en SATTVICA, ya que el registro de marcas se hizo bajo esa sociedad, lo que incluye a las denominaciones “El 10”, “Maradona”, “Diego Armando Maradona”, “La Mano de Dios” y “El Diego”. Hay también otra acusación: que el mejor futbolista de todos los tiempos cedió en vida la mayoría de sus bienes inmuebles “por disposición de su apoderado pero sin su firma respectiva y/o la instrucción pertinente, o por lo menos no surgiendo registro alguno en la documentación aportada por el sindicado Morla”. Esta causa está en la UFIJ N° 15 de La Plata, con intervención del Juzgado de Garantías N° 3 de esa jurisdicción.

Pero esta semana también este juzgado fue noticia. Es que Matías Morla, con la asistencia de su abogado Marcelo Rocchetti, radicó dos denuncias en base a una serie de irregularidades detectadas en la causa de La Plata donde para ellos dejaba en evidencia un manejo cuanto menos extraño de las actuaciones. La denuncia habla de testigos que se presentaban espontáneamente sin ser citados, audiencias que se iniciaban antes del horario impidiendo la asistencia de los defensores, fojas sin agregar, adulteración de pruebas en presentaciones de abogados. También denunciaron que hubo testigos espontáneos "guionados" como fue el caso de Mariano Israelit, amigo de Maradona, quien declaró con un "machete" en mano.

Las explicaciones de Lijo

El juez federal explicó en su resolución por qué considera que todas las causas deben tramitarse juntas. “Las supuestas defraudaciones por las cuales se investiga al Dr. Matías Edgardo Morla y diversas personas vinculadas a él contra los diferentes herederos de Diego Armando Maradona, afectarían, en definitiva, al derecho que el Dr. Morla –a través de SATTVICA S.A.- tenía para registrar las marcas que aquí se investigan”, consideró.

“De tramitar todas las investigaciones por separado, se podrían llegar a adoptar decisiones contradictorias entre sí. Así, de comprobarse las hipótesis delictivas que se investigan en los autos que tramitan en la justicia ordinaria -tanto en la justicia de esta ciudad como en la sede provincial-, podría concluirse que la firma SATTVICA S.A. no tendría derecho de explotación sobre la imagen y nombre del fallecido Diego Armando Maradona. Por ello, mal podría este Tribunal resolver en contra de Dalma y Gianinna Maradona Villafañe al no tener en cuenta dichas circunstancias”, resumió Lijo.

Por este motivo, al estar totalmente relacionadas, dejó en claro que deben investigarse en conjunto. Con respecto a bajo qué juzgado caerían, Lijo consideró que el suyo es el indicado para llevar adelante el proceso. “Teniendo en consideración que en la maniobra podría advertirse una supuesta infracción a la Ley de Marcas (Ley N° 22.362), cuya competencia resulta de índole federal, considero que debe ser este Tribunal el que unifique la totalidad de las investigaciones en curso”, resumió.

De esta forma, le envió un planteo de inhibitoria a los otros dos jueces. Esto es un recurso técnico jurídico donde un magistrado le reclama a otro que deje de intervenir en algún proceso judicial y que se lo mande. Por supuesto, alguno de los jueces podría negarse a este requerimiento que hace el juez Lijo, lo que llevaría a que una Cámara de Apelaciones tenga que intervenir en el conflicto.