La novela de la quita de puntos a San Lorenzo y Huracán parece de a poco llegar a su fin con un desenlace que pone en jaque a la Justicia de la Superliga. Tras la reunión entre unos quince presidentes de la Superliga en el hotel Savoy, se llegó a un doble consenso: modificar el reglamento de la próxima temporada para evitar que las sanciones de quita de puntos sean ante la primer falta y enviar un mensaje al tribunal de Apelaciones para que revea la postura de sancionar a San Lorenzo y Huracán.

Tal como contó en primicia esta mañana Doble Amarilla, hace unos días el vicepresidente de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, inició presión subterránea para poder dar vuelta el fallo de primera instancia y lograr que al club de Boedo le devuelvan los puntos. Eso incluyó una serie de inéditas comunicaciones con el presidente de la Nación, Mauricio Macri. El conductor televisivo le apuntaba a Daniel Angelici como el responsable de la mano dura en la “Justicia” de la Superliga. Es por eso que en los últimos días tuvo al menos dos contactos con Macri, para pedirle que interceda ante el Tano y que Apelaciones no sancione a San Lorenzo. El Presidente lo escuchó y decidió interceder por Tinelli, teniendo en cuenta los tiempos de campaña que se avecinan. Levantó el teléfono y le encomendó a Angelici la tarea de hablar con el tribunal y con otros presidentes de Superliga.

Ante esto, como contó Doble Amarilla, Angelici armó el almuerzo de este mediodía en el Savoy con el objetivo de discutir las sanciones a futuro, pero también hablar sobre las sanciones a San Lorenzo y Huracán. Pese a que Angelici siempre se manifestó en contra de la devolución de puntos, arrancó su exposición diciendo que él iba a respetar lo que quisiera la mayoría pero que no le parecía correcto que sancionaran a clubes si ya había consenso para que la próxima temporada se flexibilizaran las penas. Es decir, pragmático, giró su postura tras el pedido de Macri.

Luego expuso Matías Lammens intentando convencer a todos de que es un mal antecedente sancionar a dos clubes. La gran mayoría de los presidentes llegó con la idea de oponerse a que San Lorenzo y Huracán sean beneficiados, aunque sí concordaban en suavizar el reglamento y sus penas para la próxima temporada. Sin embargo, luego de que habló Angelici, las posturas empezaron a cambiar. Inclusive la de algunos férreos opositores que horas antes le habían dicho por teléfono al Tano que de ninguna manera iban a apoyar que a San Lorenzo le devuelvan los puntos. Hubo otros que sí se atrevieron a plantearle a Lammens que se iban a “sentir unos boludos” por haber hecho las cosas bien para no ser sancionados con quita de puntos, pero terminar siendo tratados de la misma manera que los que administraron mal.

En medio de ese cambio de postura ya general, irrumpió la idea de la quita de promedios. El primero en poner el tema sobre la mesa del Savoy fue el presidente de Gimnasia y Esgrima de La Plata, Gabriel Pellegrino. Rápidamente el debate fue ganando adeptos y la idea fue madurando hasta que se llegó al consenso para llamar a una reunión del Comité Ejecutivo de Superliga para tratar y, eventualmente, aprobar la quita de los Promedios. Según el cálculo rápido que se hizo entre los presentes están los votos (se necesitan la mitad más uno), que hacen falta para la modificación histórica.

Lo que parecía complicado terminó sucediendo. Al final de la reunión, había consenso de los presentes para enviar un claro mensaje al tribunal de alzada de Superliga: “los clubes no estamos de acuerdo con la quita de puntos a San Lorenzo y Huracán”.

 

¿Cómo sigue todo?

“Del mensaje al Tribunal me encargo yo”, cerró Daniel Angelici la reunión, no sin antes remarcar que hay que evitar que la reunión de Savoy fuera vista como una marcada de cancha a un órgano que debería ser independiente, pero que a menos de un año de su creación aparece con manchas aparentemente irrecuperables.

Como ya contó Doble Amarilla, el Tribunal de Disciplina tenía en sus manos dos fallos del caso San Lorenzo y pensaba actuar de manera espejo con Huracán. Ninguno de esos textos llegó a tener jamás consenso absoluto. Uno de los escritos le devuelven 3 puntos al club y abre la puerta a que le reintegren los otros 3 en caso que a fin de la temporada presente toda la documentación que compruebe que está al día. En tanto, otro borrador de fallo, morigera la pena pero le quita definitivamente 3 unidades. En ambos, se le habilita al club a incorporar. Tras esta reunión todo indica que el fallo que saldrá va a ser el primero.

Como ya contamos, ese texto que casi indulta a San Lorenzo fue redactado por Luis Miguel Incera, miembro suplente del Tribunal. Incera fue el operador principal de los intereses de Tinelli y Lammens dentro del tribunal pese a que debería haberse excusado del caso por haber sido vicepresidente de San Lorenzo entre 2007 y 2009. El otro fallo, más duro, fue redactado por Juan Pablo Más Vélez, hombre cercano a Daniel Angelici, quien ahora podría virar como los hizo su referente político.

La estrategia para dar vuelta el fallo sería clásica: demorar nuevamente la salida de la sentencia para que se diluya el foco. Es por eso que el tribunal de alzada podría pedir en las próximas horas más tiempo para analizar documentación de la compañía que auditó los números de San Lorenzo.

Lo cierto es que la Justicia de Superliga nació por duras e históricas críticas vertidas por parte de los clubes a los tribunales de AFA, pero los órganos de la SAF no parecen estar a la altura y algunos de sus miembros repiten vicios que traen desde la Justicia ordinaria. El giro en los casos San Lorenzo y Huracán puede terminar de ser una sentencia de muerte para los tribunales de Superliga. Es más, varios miembros del Comité de Disciplina (tribunal de primera instancia) alertaron que si Apelaciones revertía el fallo los iba a dejar en ridículo e iban a renunciar.