En un comunicado en conjunto, Boca y River se mostraron en desacuerdo por la decisión de la Liga Profesional -acompañada por la gran mayoría del los clubes- en romper el contrato con Fox Sports/ESPN. Sin embargo, según pudo confirmar Doble Amarilla de diversas fuentes del fútbol argentino (incluídos los dos clubes) ambos presidentes estuvieron al tanto de las diversas etapas en las que se analizó tomar esta medida y hasta se mostraron interesados en saber cuánto dinero podría ingresar por un eventual nuevo comprador de los derechos.

Pese al sorteo de las zonas para la Copa del torneo de Primera y la programación del fixture, el gran tema del día empieza a ser lo que ocurrirá con los derechos de televisación del fútbol. Doble Amarilla adelantó en exclusiva que los clubes de la Liga decidieron romper el contrato con ambas señales.

La moción fue votada por casi todas las instituciones y el motivo de la ruptura son los "graves incumplimientos" contractuales en los que incurrió el Grupo Disney al no informar la fusión entre ESPN y Fox Sports. Esta decisión tiene concordancia con el último informe de Defensa de la Competencia, área que le sugirió a la Secretaría de Comercio Interior no aprobar la fusión de ambas señales por tener "la potencialidad de distorsionar la competencia en el mercado".

Las dirigencias millonaria y xeneize, en un mismo comunicado, manifestaron que "no fueron parte de la definición del nuevo escenario contractual" y a su vez consideran injusto "no haber participado de una decisión tan importante para el futuro del fútbol y de los clubes".

En el segundo y último párrafo, aclaran que "si bien la AFA, a través de la Liga Profesional de Fútbol, tiene la atribución de tomar este tipo de decisiones", Boca y River "son una parte fundamental del espectáculo deportivo".

"Los dos clubes debieron ser consultados a lo largo del proceso que desembocó en este cambio en la titularidad del contrato de derechos televisivos, y no solo ser informados del resultado final", concluyeron.

Sin embargo, diversas fuentes aseguran que tanto River como Boca estuvieron al tanto de las intenciones de romper el contrato.

Algunos dirigentes aseguran que hace poco más de un mes el mismo Rodolfo D'Onofrio habló con otros dirigentes para oponerse al fin del vínculo con Fox Sports/ESPN. Es sabida la relación estrecha entre Diego Lerner, presidente de Disney, y el mandamás de River. Sin embargo, en el club de Núñez al ver que era imposible oponerse a una decisión que iban a tomar la mayoría de los clubes empezaron a pensar en el beneficio económico que significaría un nuevo contrato.

En River, no todos pensaban como el presidente. Algunos dirigentes miran a largo plazo (el año que viene hay elecciones) y no quieren quedar en off side, por eso off the récord en las últimas semanas fueron despegándose de D'Onofrio. "Rodolfo tiene que pensar que el año que viene él se va y no puede exponer al club", dice un dirigente de la CD riverplatense que pide no ser nombrado.

Lo curioso del comunicado es que ambos clubes dicen que no fueron invitados, pero el jueves por la noche tanto el vicepresidente de River, Jorge Brito, como el de Boca, Roberto Digón, confirmaron la recepción de la invitación como el resto de los clubes. Es más, esta mañana hubo algún guiño a que finalmente iban a votar a favor, pero a último momento ambos presidentes dieron la orden de que nadie participe del zoom.

 

 

 

Este es el correo que recibieron todos los presidentes, entre ellos D'Onofrio
Este es el correo que recibieron todos los presidentes, entre ellos D'Onofrio

 

La decisión puede ser leída como una muestra de debilidad de los dos clubes más grandes de la Argentina que nuevamente perdieron ante la decisión de la mayoría. Es más, algunos dirigentes ponderaron a Talleres, que decidió presentarse a la reunión virtual y cuestionar la ruptura. "River y Boca juegan a que sí y que no, pero cuando había que votar se escondieron", dijo un dirigente que estuvo en el zoom y asegura no entender la postura de Ameal y D'Onofrio.

Otros dirigentes son más cautos y aseguran que el trasfondo de esto es que tanto River y Boca quieren negociar más ingresos por TV rompiendo el reparto actual en el que gran parte de la torta se divide en partes iguales.