(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Este viernes la Comisión Directiva de Boca Juniors se reunió por bajo zoom para tratar diversos temas de gestión. En el encuentro se aprobó el uso del presupuesto anterior hasta que pueda realizarse una Asamblea para tratar el nuevo plan de gastos, se habló de las negociaciones con Tévez y del "esfuerzo" de los socios para mantenerse al día con la cuota social. Pero más allá de los temas de gestión, la controversia por el manejo y el destino de la Fundación Boca Social estuvo rondando.

Como en tantas instituciones y gobiernos, la pandemia provocó en Boca que no se pudiera tratar el nuevo presupuesto para este ejercicio. Es por eso, que una de las primeras medidas tomadas en la CD fue aprobar una prórroga de 180 días (convalidada por IGJ por la Inspección General de Justicia) para realizar la Asamblea que apruebe el nuevo plan de gastos. Mientras tanto, para que el club siga en funcionamiento se aprobó el proyecto de utilización del presupuesto 2019 hasta que se le dé visto bueno al nuevo.

En la reunión, además, se hizo un repaso de la actualidad y presidente Jorge Amor Ameal le agradeció el "esfuerzo" a los socios xeneizes por mantener los pagos de la cuotas. Brevemente, también se habló del contrato de renovación de Carlos Tevez, quien al mediodía confirmó la continuidad en el club.

Sigue el ruido en la Fundación

Como ya contó Doble Amarilla, la Fundación Boca sigue siendo eje de controversias. Tildada como, "cueva macrista" por algunos miembros de la comisión directiva, la idea de Ameal era darle otra impronta alejada de la política. Sin embargo, el nombramiento de Alberto Salvo, hombre del riñón del sanjuanino José Luis Gioja, y armador en la campaña de Ameal dista mucho de la idea de alejar la política nacional del club. 

El viernes se dio un hecho curioso. En el orden del día original entregado para convocar a la reunión de CD, había dos temas relacionados a la Fundación: la ratificación de las autoridades elegidas en marzo y un freno a los aportes destinados a Boca Social. No obstante, según pudo comprobar Doble Amarilla, el plan original fue "rectificado" a último momento y la Fundación no fue tema de discusión.

¿Qué pasó? Boca Social sigue siendo un tema de polémica en el espacio xeneize. Esta semana corrieron versiones de una posible renuncia o pedido de licencia por parte de Salvo debido a que varios dirigentes entienden que es un perfil demasiado político para el cambio de imagen que buscan darle a la Fundación. 

 

Salvo, junto a Ameal y Gioja.
Salvo, junto a Ameal y Gioja.

 

En enero, Salvo ya le había traído un dolor de cabeza político a Ameal al meterlo en la interna entre gobernador de San Juan Sergio Uñac y José Luis Gioja. En ese entonces, Ameal declinó la invitación de Uñac para ver el amistoso entre Boca y Athetlcio Paranaense en el palco oficial del estadio sanjuanino del Bicentenario. El presidente del 'Xeneize' decidió observarlo desde un palco vecino e invitó a Gioja a sentarse a su lado. Las fotos fueron leídas por los sanjuaninos como un gesto político. Es menester aclarar que, en ese momento, la interna en el peronismo sanjuanino estaba al rojo vivo. Días más tarde, Uñac enfrentaría al hermano del ex gobernador, el diputado provincial Juan Carlos Gioja, para dirimir la presidencia del partido en la Provincia. Uñac se impuso por amplio margen. 

Más allá del rol de Salvo, en Boca hay dudas sobre qué hacer con la Fundación que hasta hace unos meses era conducida ejecutivamente por María Inés Belloni, la esposa de Daniel Angelici. En Boca dicen que Ameal no está convencido de continuar con Boca Social y buscaría crear un nuevo espacio sin "olor a macrismo y angelicismo". Es por eso que una de las medidas que iban a tomarse (curiosamente en medio de la necesidad de la pandemia) era frenar el envío de fondos hacia la Fundación. Finalmente el tema no se trató, pero el ruido es cada vez más fuerte.