(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Maximiliano Levy, titular de Almirante Brown y nuevo presidente de la Mesa Divisional de la Primera B Metropolitana, habló en exclusiva con Doble Amarilla e hizo un racconto de los cinco meses que lleva en la institución de Isidro Casanova. ''El Estado nos está ayudando y la AFA también nos está dando una mano muy grande'', aseveró.

"El club estaba en una dejadez tremenda, tratamos de darle seriedad y profesionalidad. Los jugadores cuando vienen acá te piden ganar como si fuese un club de Nacional B", manifestó el presidente del Mirasol.

 

LA ENTREVISTA COMPLETA, A CONTINUACIÓN:

- DOBLE AMARILLA: ¿Qué significa para usted el nombramiento como presidente de la mesa de la primera B Metropolitana?

- MAXIMILIANO LEVY: Es una experiencia nueva y muy linda que me toca vivir en una etapa distinta de mi vida. Tengo 44 años, recién hace cinco meses que soy presidente de Almirante Brown y esta es una grata sorpresa para mí de parte de los compañeros de la divisional. La verdad me alegra mucho y lo tomo con una responsabilidad muy grande.

- DA: ¿Cómo encontró a Almirante Brown que venía de muchos vaivenes y cómo se preparan de cara al torneo que arranca?

- ML: El club estaba en una dejadez tremenda y no evolucionaba, tratamos de darle seriedad y profesionalidad en todas las áreas, mejoramos día a día lo institucional y lo deportivo. Hace muchos años que nosotros estamos sin poder jugar un octogonal, el año pasado se nos escapó al final. Tenemos la necesidad este año de estar ahí adelante y que la gente sienta que volvemos a ser lo que siempre fuimos.

- DA: Por la estructura que tiene Almirante Brown ¿es un club que necesitaría volver rápido a la segunda categoría del fútbol Argentino?

- ML: Por una cuestión de competitividad, nosotros tenemos que jugar con equipos que están a la par nuestra o que sean mejores que nosotros. Con esto no digo que los equipos que están con nosotros en la divisional no tengan esa capacidad, pero si que queremos medirnos con los clubes que siempre fueron padres nuestros. Hoy estamos un escalón abajo, por eso vamos a pelear para volver a estar donde tenemos que estar.

- DA: ¿Cómo se hace desde lo económico para mantener la estructura que tiene Almirante Brown hoy?

- ML: Los jugadores cuando vienen acá te piden ganar como si fuese un club de Nacional B, entonces hay muchos aportes nuestros. Tratamos de recaudar algún dinero extra que pongamos entre todos, como era en la vieja época. Ponemos un poquito todos y tratamos de cambiar la imagen del club porque también tenía una imagen negativa a nivel violencia y en ese sentido también estamos mejorando. Nosotros acercamos sponsors y demás, pero la gente que pone plata no quiere aparecer en una tapa del diario por algo malo o algo violento, entonces estamos apuntando a que vuelva la gente al club. Esta es una de las cosas más importantes que nosotros queremos cumplir, erradicar al violento de la institución.

- DA: ¿Cómo van a lidiar con ese tema? Almirante es un club que siempre se caracterizó Lamentablemente por eso entonces ¿Cómo se los erradica?

- ML: La misma gente que no podía ir a la cancha lo está haciendo. Este año le dimos a la gente un rol muy importante, hicimos que vuelva la familia y nosotros aportamos cosas también, por ejemplo teniendo una charla con los muchachos para que no haya violencia dentro y fuera del estadio, si no pueden convivir por lo menos que tengan un pacto de no violencia por respeto a la familia que quiere venir a la cancha por eso estamos tratando de convivir con esto que es muy difícil. Por suerte, el Estado nos está ayudando y la AFA también nos está dando una mano muy grande, confiaron en nosotros creyendo que podíamos hacer este trabajo y ahora esperemos que en algún momento se vuelva a la normalidad, porque son 25 años de una división de nuestra propia gente que esperamos que se termine algún día

- DA: Está reconociendo el problema, eso es muy bueno ¿esa es parte de la solución?

- ML: Si yo me voy a mentir a mí mismo diciendo que acá no pasa nada, que no hay ningún problema y sigo tirando la pelota para adelante, esto no se termina más y en el medio hay gente, familias. Yo no puedo negar el problema que tenemos nosotros en Almirante Brown, las buenas posibilidades que perdimos, las perdimos por problemas propios internos nuestros entonces seguramente si no pasaba esto hoy seguíamos jugando a puertas cerradas, lo que a nosotros nos traía un déficit terrible que genera un agujero negro en el club que era muy difícil de llevar adelante.

- DA: Cuando se candidateó como presidente de Almirante Brown ¿esperaba que se hablara tanto después de lo que había pasado en algún momento con usted y Boca?

- ML: Yo ya me lo tomo como algo normal, explicar las cosas mil veces no tiene mucho sentido y la gente que tiene ganas de conocerme, de escucharme y de ver cómo soy en realidad se da cuenta al poco tiempo. Soy una persona común, un pibe de barrio y nada de lo que se dice es verdad, pero todo eso queda en el papel, queda en la web, queda en el tiempo y sufro un poco con eso. Trato de llevarlo delante de la mejor manera, no me pongo mucho a aclarar cosas que son parte del pasado y que ya fueron para mí.

- DA: ¿Lo sufre entonces? Más allá de que diga que no necesita dar explicaciones...

- ML: Si, claro que lo sufro porque hay gente que confía en mí, que me da un apoyo y que después sufre un ataque mediático porque me dio una posibilidad que, en realidad, no es para Maximiliano Levy, sino para el club, que es lo que yo siempre les digo a todos. A mi me felicitan por lo de la presidencia de la B Metropolitana y yo digo que esto es un logro del club, no un logro propio. Por suerte, los compañeros vieron que Almirante es un grande de la divisional y decidieron esto. Si yo voy a creer que es por mí, estoy completamente equivocado.