(De la redacción de DOBLE AMARILLA) La Ley anti barras es una obsesión del Gobierno Nacional para este 2019 electoral y, por ese motivo, y con orden directa del propio Mauricio Macri, el proyecto deberá ser tratado en las sesiones extraordinarias de febrero, si es que se logra un acuerdo macro entre oficialismo y oposición para que no se caigan las mismas.

Si bien es intención del Gobierno que haya debate parlamentario un mes antes del inicio de las ordinarias con discurso de Macri incluido el 1º de marzo, tambalea esta opción por la falta de acuerdo político por tres temas sensibles como las reformas electoral, laboral y la ley orgánica del Ministerio Público.

No obstante, según le confirmaron a 'Doble Amarilla' fuentes de Presidencia, "hay una orden de Macri para que la Ley anti barras se apruebe sí o sí, y no puede caerse". La obsesión de la máxima autoridad de la Argentina llegó a los diputados de Cambiemos como al Ministerio que conduce Patricia Bullrich, una de las figuras con mejor imagen positiva del Gobierno Nacional.

El propio Macri tuvo un primer intento de aprobar esta Ley en las extraordinarias de diciembre, luego del partidos suspendido entre River y Boca en el Monumental por la final de la Copa Libertadores. En aquella ocasión, el Presidente salió furioso contra la fiscal que había liberado a Caverna Godoy, y la Ley logró su aprobación en general en la Cámara Baja con 199 votos positivos, uno negativo y 3 abstenciones, pero fue devuelta a comisiones porque no había acuerdo en algunos puntos.

 

Diputados Argentina on Twitter

 

Entre los puntos más sensibles que no permitieron la aprobación de la Ley anti barras estaban el pedido para que se declare incompatible ocupar un cargo en un club de fútbol, AFA, Conmebol o FIFA y a su vez tener un cargo en la función pública; algunas contravenciones que tomaban la calidad de delito, la incorporación de la figura del arrepentido y el juicio abreviado para los que provoquen incidentes en los partidos de fútbol.