Esta tarde, la Liga Profesional de Fútbol dio a conocer el fixture del torneo de Primera División. Como cada vez que se sortea el cronograma de un campeonato, algunos quedaron disconformes. Uno de ellos fue Rosario Central, lo cual fue blanqueado muy vehementemente por su vicepresidente Ricardo Carloni.

Sucede que, frente a la actual modalidad de distribución de fechas, modificada a lo largo de los años (UBA como sostén, sorteo, etc), Carloni encaró a la Mesa Directiva de la Liga. Particularmente, se mostró molesto con el titular de la LPF, Marcelo Tinelli.

Según contaron algunos presentes a Doble Amarilla, el dirigente del Canalla, de una manera un tanto prepotente, se quejó de que Rosario Central debía jugar el primer partido de visitante en Mendoza. ¿Por qué? Ocurre que días antes, el 15 de julio, debe enfrentar a Deportivo Táchira en Venezuela por octavos de final de la Copa Sudamericana.

Carloni argumentó que había pedido tanto a Liga como a la AFA que no se diera esa situación. Desde la LPF, contestaron que la modalidad del sorteo no contempla esas situaciones para los equipos y que hubo varios elencos más que podrían estar disconformes, pero que no se expresaron al respecto, ya que "entienden que son las reglas que se vienen dando en los fixtures".

El vicepresidente del Auriazul no se lo tomó bien y subrayó que hay que escuchar a los dirigentes. Además, sugirió que se cambie la manera de definir los fixtures. Desde la Liga ratificaron que "no hay ventajas para nadie" y que el comentario estaba "fuera de lugar".

El tenso encuentro duró alrededor de 10 minutos, pero fue bajando el tono hasta terminar en un diálogo acorde a la situación. Lo curioso es que el sorteo no fue tan malo con lso canallas. Si bien el clásico contra Newell's lo juega de visitante, la mayoría de los cotejos ante los grandes los disputará en Rosario. Central será local contra Independiente, Boca, Racing, San Lorenzo y River. Otro clásico del fútbol argentino: los reclamos y los intentos de sacar "ventaja".