(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Históricamente, los clubes más poderosos de la Argentina, se han nutrido de los jugadores que hacían buenos toneos en los clubes más pequeños. Eso ha sido siempre así.

Con la entrada de nuevos mercados al fútbol mundial: México, Rusia, Estados Unidos y Asia, estos clubes tuvieron posibilidad de vender directamente, sin pasar primero por Boca o River. Sin embargo, el 'Millo' y el 'Xeneize' y algunas instituciones más poderosas, denominadas 'grandes', han ido por más, con una diferencia más que sensible: Ahora, se están llevando las gemas de las divisiones inferiores de esos clubes.

Es lo que denuncian en Rosario. Una cuenta de Twitter partidaria de Newell's dio a conocer que Boca se llevó a Nicolás Castro, un joven volante ofensivo de apenas 17 años, que es sparring de la Selección Mayor. Por su ficha, el elenco de la Ribera pagó, apenas, USD120 mil. Y en 'La Lepra' lo ven como una "promesa perdida".

Algo que pudo ser peor, porque, según averiguó "Doble Amarilla", Boca también quiso llevarse a Enzo Cabrera, un chico de 17 años, también volante ofensivo. Debutó en la Súperliga, en la tercera jornada, en el duelo entre Newell's y Olimpo. Esa tarde el equipo rosarino ganó 2-0 y la 'joyita' dio las dos asistencias.

Su debut en Primera fue a los 14 años, en la Liga Casildense. Quizás por eso el club rosarino, ante el pedido de Boca, fue tajante: de ninguna manera iba a negociar por él. 

En el caso de Castro, Newell's quedó atado de pies y manos, debido a que la familia del chico, dada su edad, podría pedir la "Patria potestad". Es por eso que el acuerdo está prácticamente cerrado. La familia Castro decidió no optar por esta opción y dejarle un dinero al club rosarino que, actualmente, pelea para quedarse con un porcentaje de una futura venta, como máximo premio al que puede aspirar.

Boca, tampoco quería un conflicto muy sonado, y por eso accedió a pagarle a la entidad rojinegra ese monto de dinero. El juvenil no está disconforme, en una publicación que hizo en su Twitter, en diciembre del año pasado, dejó en claro su amor por el 'azul y oro'.

 


En tanto, en la Comisión Directiva del club del Parque Independencia, se lamentan y mastican bronca por este final: "Estoy con muchísima bronca con lo de Nicolás. Lo vemos muy mal, y estamos afectados porque no hay forma de salvaguardar esto, por más que uno dé una opinión contraria, no hay nada que hacer", apuntó Martín Mackey, director deportivo leproso.

 

“Quiero formar jugadores para que jueguen en la primera de Newell’s, no en la de otros equipos. Si esto sucede con otros jugadores, buscaremos nosotros las herramientas para que los chicos nos elijan”, agregó enfadado.