Luego de una triste conferencia de prensa para anunciar su no continuidad forzada en el Barcelona, Lionel Messi regresó a su casa para terminar de analizar la propuesta del PSG y, si todo está bien, este lunes volará hacia Paris para iniciar su nuevo camino futbolístico. El PSG lo espera con los brazos abiertos.

La Pulga, tras llorar y mostrarse conmocionado por su situación actual, se muda a Francia en busca de nuevos desafíos futbolísticos. Como expresó en conferencia de prensa, los imponderables no pueden trabarle su carrera profesional. Y menos cuando el Mundial de Qatar 2022 está a la vuelta de la esquina.

"Ahora empieza otra historia. Pero este es uno de los momentos más difíciles de mi carrera, sin duda. Los jugadores pasan y como dijo Laporta el club siempre es más importante que cualquiera y todos se van a acostumbrar", lanzó el argentino, quien luego de conquistar el tan esperado título con la Selección Argentina, recibió este sorpresivo baldazo de agua fría.

Si bien la Pulga aseguró que recibió muchas ofertas, todos los caminos apuntan a París. Por contexto, escenografía de la ciudad y también por viejos amigos (Neymar, Leandro Paredes y Ángel Di María). Aunque la Ligue 1 esté lejos de ser la liga más competitiva, el objetivo de la Champions League sigue siendo un deseo latente en el conjunto parisino.

"Se habló un montón de eso. Yo había hablado con Di María y Paredes para encontrarnos en Ibiza. También me llamó Ney y me dijo que estaba en Ibiza. Les dije que vengan a mi casa y comimos todos e hicimos una foto, nada más. Me decían de ir a París en tono de broma, pero fue una casualidad. Se le dio mucha importancia, no hay nada raro. Fue solo una foto de amigos, que compartimos en vacaciones", expresó en referencia a la foto con ellos y Marco Verratti que, casualidad o no, marcó un precedente.

Luego de los flashes, fotos, llanto y algunas risas de por medio, ahora Messi puso la cabeza fría y empieza a pensar su nueva vida en francés. Tras la revisión médica y los detalles del contrato, Leo estamparía la firma con el club de los petrodólares y poderosos jeques.

Una vez que se firme el contrato, la Pulga, como corresponde debido al contexto, será presentado en la Torre Eiffel para unirse a las filas del rosarino Mauricio Pochettino, que mostró hermetismo en sus declaraciones hasta que el pase no sea real.