(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Lo que parecía ser un rumor más de los tantos que se vinculan con el apellido Maradona terminó siendo una realidad con el correr de las horas. La posible llegada de Diego a los Dorados de Sinaloa comenzó como una leve chance y, con el tiempo, fue tomando forma. Fueron alrededor de 48 hs entre que explotó la chance y la confirmación del club del ascenso mexicano.

¿Cómo se realizó una negociación así, con un precontrato en vigencia en Bielorrusia tan rápido? La llave, una vez más, la tuvo Cristian Bragarnik y, junto a él, Matías Morla, abogado y una suerte de representante de Diego en estas cuestiones. El presidente del club de Sinaloa, José Antonio Núñez, lo reconoció en "Radio Mitre": "Bragarnik y Morla participaron de la negociación".

Además, Núñez reconoció a Bragarnik como "su gran aliado en México" y dijo que "le propusimos a Diego ser nuestro entrenador". Por último, Núñez reconoció: "Somos un club chico que tomamos un reto al tener a Diego como entrenador".

Según averiguó "Doble Amarilla", Bragarnik no tiene acciones ni es parte activa del club mexicano, pero sí lo une una gran amistad con el titular del Grupo Caliente, que tiene bajo su manto a Dorados de Sinaloa y Xolos de Tijuana, de la LigaMX, la primera división azteca.

Bragarnik tiene una estrecha relación con JorgeAlberto Hank Izunza, presidente del Grupo Caliente e hijo de Jorge Hank Rhon, un empresario  y político mexicano,  que fue candidato a Gobernador de Baja California y que fue detenido en 2011. En aquel momento fue un escándalo y hasta se llegó a plantear la desafiliación de los Xolos, debido a los líos con la Justicia de quién era su titular. Fue ahí que JorgeAlberto Hank dejó de ser "el hijo de" para pasar a ser quién manda en el "Grupo Caliente" y, por lo tanto, en Xolos y Dorados, dos clubes "hermanos".

Al respecto, JorgeAlberto Hank Inzunza habló de la llegada del "Diez" a Sinaloa en declaraciones a "ESPN":  "Fue mucho más fácil de lo que pensé porque lo que él quiere es trabajar, quiere una oportunidad y quiere estar en la cancha. Desde que vimos la posibilidad de que viniera, realmente nos enfocamos en el trabajo y si él estaba convencido", aseguró.

"Nosotros queríamos platicar con él y conocerlo para ver dónde estaba en el lado profesional. Fue muy rápida la charla para darnos cuenta por ambas partes que esto va en serio y que viene a trabajar", aseguró.

Las intenciones son que Diego permanezca, al menos, un año en Sinaloa al frente de los Dorados. "La idea es que se quede hasta el año que viene, pero también está platicado que debemos conocernos y trabajar juntos lo que es este torneo. Ahí se decidirá de ambas partes lo que queremos hacer; la idea es que esté para el año que viene porque queremos buscar el ascenso", reconoció.

El último club de Pep
Este club del ascenso mexicano cuenta con una particularidad. Fue el último club en el que jugó Pep Guardiola. Llegó allí cuando Juanma Lillo, uno de sus mentores, era el técnico. ¿Sueñan en Sinaloa con que Pep dirija al equipo en el futuro? "Tenemos que hacer muchos méritos como institución para que nos dirija Guardiola (en ese club se retiró)", consideró Núñez.