(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Gremio y San Pablo empataron 0-0 por la Fecha 17 del Brasileirao. El partido estuvo lejos de ser tranquilo y la polémica siguió hasta el día siguiente: el club de Porto Alegre anunció que reclamará su anulación.

Mediante un comunicado en redes sociales, el titular de la institución, Romildo Bolzan, comunicó que hubo un "desastroso y perjudicial arbitraje". A la vez, avisó que pedirá una investigación, tanto por dos penales no advertidos en el Morumbí como por el cambio del juez del VAR que se dio antes del encuentro. 

"El resultado del juego no reflejó el partido. El cambio en la mesa de arbitraje comprometió el crédito del arbitraje brasileño de sus comandantes. Gremio resultó flagrantemente perjudicado", expresó Bolzan. "Malentendidos, errores y la omisión del VAR en el partido ponen bajo sospecha al arbitraje brasileño", remata el duro comunicado.

 

Grêmio FBPA on Twitter

 

La entidad tricolor considera que hubo penas máximas no cobradas a Pepe en el primer tiempo y a Geromel en el segundo, por faltas que debieron terminar en expulsión. El árbitro fue Rafael Trici, con Elmo Alves Resende Cunha en el VAR (iba a ser Rodolpho Toski Marques).