(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Alianza Lima, una Iglesia Evangélica y un predio son los protagonistas de los insólitos sucesos que tienen lugar en Lima. La historia es así, la Iglesia Cristiana Mundial "El Aposento Alto" afirma haber adquirido los seis lotes linderos al estadio de Alianza Lima, el Alejandro Villanueva, mejor conocido como "Matute".

Allí, funcionaba el estacionamiento del club. En Alianza Lima afirman que la compra que realizó el pastor Alberto Santana, titular de la Iglesia Cristiana Mundial sobre dichos terrenos en 2016 fue realizada a un falso propietario, en una suma superior a los u$s 600 mil.

Así las cosas, miembros de la Iglesia tomaron la explanada del "Matute" este domingo por la noche y, con pintura, borraron los símbolos y escudos del Alianza Lima. Es más, Santana asegura que es "designo de Dios" que allí se levante su iglesia. "Dios lo ha elegido, yo no he elegido el estadio de Alianza", aseguró Santana y completó: "Eso debería ser un honor para Alianza". Además, el hombre aseguró que, en poco tiempo más, el estadio también será demolido para construir allí un nuevo templo.

Los hinchas de Alianza Lima no pueden creer lo que ven, los dirigentes y el club emitieron un comunicado y los barras del club nucleados en el "Comando Sur" tomaron las armas. O los palos, bah. Ingresaron a lugar, con la cara tapada y munidos con palos para correr a los evangélicos que allí trabajaban. Una cuestión insólita por dónde se la mire que se lleva gran parte de la atención en Perú.

Los miembros de "El Aposento Alto" se dedicaron a "soldar las puertas, tapiarlas con triplay y pintar las paredes borrando los símbolos aliancistas que allí se visualizaban.", según indica "El Bocón", diario deportivo de Perú.

Sandro Balvín, abogado de la Iglesia, llegó a las 6 de la mañana al lugar y anunció: "Tenemos toda la documentación en regla, somos los propietarios. Hemos presentado cartas a todas la autoridades, hemos tomado posesión de nuestra propiedad. Somos propietarios desde el 2016" y agregó: "Desde el 2016 ya somos los propietarios inscritos en los Registros Públicos y en la Municipalidad de la Victoria. Esta es la Casa de Dios", insistió.

Poco le importó a la barra que, cerca de las 11 de la mañana irrumpió en el lugar con el fin de correr a los hombres de la iglesia que lidera Santana y de volver a tomar posesión del predio que linda con el estadio aliancista. 

 

Los barras ingresaron al predio (El Comercio)
Los barras ingresaron al predio (El Comercio)