(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Este domingo, el Papa Francisco recibió a la Selección de Italia luego de derrotar 2-0 a Grecia y asegurar su clasificación a la Eurocopa 2020. En la reunión, le entregaron la nueva camiseta verde que se estrenó este fin de semana con el número "10" y el apellido "Bergoglio" estampado en ella.

La delegación estuvo encabezada por el presidente de la Federación de Fútbol Italiana, Gabriele Gravina, el entrenador Roberto Mancini y el plantel de futbolistas. Además, asistió a la reunión la presidenta del hospital pediátrico Niño Jesús, Mariella Enoch.

El Papa Francisco, en un breve discurso, habló de "la felicidad que genera jugar con una pelota" y, además, sostuvo que "incluso con una pelota de trapo se hacen milagros", fiel a su estilo futbolero. Además, le agradeció a los jugadores la visita del jueves pasado a los niños del Hospital Niño Jesús y enfatizó en el valor de "la ternura que todos tenemos, pero muchas veces escondemos". 

Por su parte, Gravina destacó que "la selección italiana es una perpetua manifestación de valores, un equipo en el cual uno se puede reconocer e inspirar". En tanto, aseguró que "lo bueno de jugar al fútbol es compartirlo con los demás, es una manera para compartir la amistad".

 

 

El pasado jueves 10, la Selección italiana, el DT y Gravina visitaron el Hospital pediátrico Niño Jesús en su 150 aniversario. Algunos futbolistas jugaron a las cartas con los pacientes, mientras que otros integrantes del plantel de la Azzurra asistieron a una comida con los niños. A la directora de la entidad, Mariella Enoch, le regalaron la camiseta verde que se estrenó este sábado, mientras que a la Selección le obsequiaron un cartel realizado por los chicos en el que decía: "Su gol más lindo es haber venido a vernos al hospital".