(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Varios jugadores del Sevilla rompieron la cuarentena para asistir a un asado y se exponen a fuertes sanciones del club y de las autoridades sanitarias. Entre ellos, estuvieron Lucas Ocampos, Ever Banega y Franco 'Mudo' Vázquez.

El encuentro, al que asistieron más de diez personas, fue dado a conocer a través de una foto compartida por la mujer de Banega en sus redes sociales. La imagen fue borrada poco después, pero su viralización fue inevitable. La reunión atenta contra el protocolo de vuelta a la competición que se diseñó de manera conjunta entre Sanidad, LaLiga y la Real Federación Española de Fútbol.

Tras las críticas recibidas por romper la cuarentena, los tres futbolistas pidieron disculpas en sus redes sociales"Hemos fallado a todos: compañeros, técnicos, club y La Liga, pero hemos aprendido. No se volverá a repetir", puso el Mudo en su cuenta de Instagram. "Sólo nos queda pedir perdón al club, a los compañeros, al cuerpo técnico y a la sociedad en general", agregó Banega.

 

 

Frente a lo acontecido, LaLiga sacó un comunicado que, según marca Cadena Ser, califica de "incomprensibles e inadmisibles" las actitudes de los jugadores, ya que ponen "en riesgo la finalización de la competición". "Determinados comportamientos como los demostrados por algunos jugadores, sin perjuicio de las responsabilidades disciplinarias internas y externas correspondientes, muestran falta de responsabilidad ante la importante tarea que estamos llevando a cabo", indicó.