(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) La vuelta del fútbol en Brasil, particularmente en Río de Janeiro, generó sorpresa y controversia. Aunque la nación está número uno en cantidad de contagios a nivel América del Sur y número dos a nivel mundial, las autoridades decidieron que retorne la actividad. Y, a partir del 10 de julio, con público.

La determinación generó el repudio, inclusive, de los propios protagonistas. Tal es el caso del Botafogo, cuyos jugadores salieron con una pancarta muy clara al partido de Campeonato Carioca ante Cabofriense. "El mejor protocolo es respetar las vidas", indicaba la bandera levantada por los futbolistas del Fogão.

Para completar, en los primeros minutos del partido en el estadio Nilton Santos, los futbolistas se arrodillaron como claro gesto de protesta contra el racismo y como homenaje a George Floyd. El cruce terminó 6-2 a favor de Botafogo.

Fútbol y Política on Twitter