(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Además de hablar de temas futbolísticos y contractuales, Lionel Messi tuvo un momento para abrirse en su faceta más íntima. Familiero, casi siempre se encuentra rodeado de su esposa, Antonela Roccuzzo, sus tres hijos, Thiago, Ciro y Mateo y también de sus amigos más cercanos.

Messi, en diálogo con Sport, se refirió a la relación que mantiene con Antonela, a quien conoce desde que son pequeños y con quien se casó el 30 de junio de 2017. "Lo es todo para mí, tenerla al lado me simplifica muchísimas cosas. Nos conocemos de hace mucho tiempo, me conoce a la perfección", detalló el astro.

"Sabe cómo entrarme en cada momento, especialmente en los malos. Es la persona que prácticamente no tiene días malos, que siempre está de buen humor. Es una compañera espectacular", aseguró sobre Roccuzzo.

Por otro lado, reveló una anécdota que involucra a uno de sus hijos: "Mateo se enojó porque dije que era de otro equipo y no del Barcelona". Además, reveló la reacción del niño luego de que se viralice un video en la tribuna del Barcelona. 

"Cuando dijeron que gritaba el gol del Betis, era mentira. Fue una jugada nuestra que pegó en la red de atrás y se creyó que había sido gol. Gritó pero cuando lo veía también se quejaba diciendo que no era hincha del Betis, sino del Barcelona", reconoció, sobre Mateo, que es toda una estrella en las redes por los videos que publica su mamá Antonela en las redes.

También contó que "empieza a entender cuando perdemos, qué es perder y qué significa para mí o para el equipo. Aparte, no le gusta perder a nada", reveló Lionel. 

En tanto, no solo habló de su familia, sino también hizo mención a Cristiano Ronaldo. Más allá de lo que se habla de "rivalidades" futbolísticas, el portugés había afirmado, en la gala de la UEFA de Mónaco, que lo invitaría a cenar.

 

 

En aquel momento y ante el micrófono de la presentadora de la gala, Cristiano afirmó que estaría encantado de invitar a cenar a Lionel. En su charla con Sport, respondió: "No tengo problema, siempre dije que no tengo problema con él, que no éramos amigos porque no habíamos compartido un vestuario y siempre lo que nos vimos fue en galas o en premios, pero no tengo problemas", expresó.

"Incluso en la última gala es cuando más hablamos y más cercanos estuvimos. No sé si habrá comida, porque no sé si nos cruzaremos ya que cada uno vive en un lado y tiene sus compromisos, pero si se tiene que dar, no hay problema", afirmó el argentino.