(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El Comité de Competición de la Real Federación Española del Fútbol multó con una irrisoria cifra por contratar de manera "ilegal" a Antoine Griezmann, al cual se lo contactó cuando el jugador todavía tenía contrato con Atlético Madrid. Al ser considerado una infracción leve, se castigó al club culé con una sanción "simbólica": una multa de €300.

“Teniendo en cuenta la capacidad económica del club y el importe de la operación económica que ha dado origen a este expediente, este Comité es consciente de que el pago de 300 euros, más allá de su carácter meramente simbólico (la multa se impone porque el club expedientado ha sido considerado autor de una infracción disciplinaria), no contribuirá a que el club sancionado en particular y, probablemente, otros clubes que puedan estar en el futuro en la misma situación, adecúen su conducta a lo requerido reglamentariamente”, manifiesta el Comité de Competición en un comunicado.

En el mismo texto, el organismo relacionado con la Real Federación Española de Fútbol absuelve de responsabilidad al futbolista campeón del mundo, al declarar "la inexistencia de responsabilidad disciplinaria del jugador Antoine Griezmann por los hechos denunciados por el club Atlético de Madrid".

Pese a que la infracción al artículo 126 del Código Disciplinario de la RFEF significó una multa irrisoria, Barcelona presentará un recurso al Comité de Apelación para que le retiren la sanción esgrimiendo que "hay una falta total de la prueba"según informó Mundo Deportivo.

 

RFEF on Twitter