(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Aquella vieja idea de Gianni Infantino va a concretarse. No habrá ni resistencia ni dificultades que frenen la idea del mandamás de la FIFA. El Mundial de Clubes con 24 equipos es una realidad. 

Según pudo saber Doble Amarilla, hay acuerdo cerrado hace un mes y ya hay sede definida: en 2021 y 2022, el Mundial de Clubes se disputará en China. En un principio se había pensado en hacerlo en los países árabes, aunque se descartó la opción.

Este torneo mundial significa una victoria para Infantino, ya que implicó una jugada fuerte en busca de la reelección. A pesar de las resistencias que hubo, principalmente de la ECA (Asociación de Clubes Europeos), el Mundial de Clubes se llevará a cabo. Según pudo corroborar este medio, la idea es anunciarlo antes de fin de año.

En un principio, cuando el mandamás de FIFA comunicó su idea, los clubes de Europa nucleados en la ECA habían anunciado mediante una carta que realizarían un boicot al nuevo certamen porque sostenían que había falta de transparencia. En la misiva, la Asociación de Clubes Europeos, presidida por Andrea Agnelli, le expresaba al presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, que los clubes firmantes rechazaban completamente la posibilidad de participar del torneo. Representantes de catorce instituciones deportivas rubricaron la moción: Juventus, Real Madrid, PSG, Bayern Munich, Ajax, Olympique Lyonnais, Manchester United, Malmó, Legia Warszawa, Barcelona, Benfica, Celtic, Helsinki y Anderlecht.

El texto dejaba en claro que los clubes europeos no confiaban en Gianni Infantino, ya que las preguntas que acercaron sobre la organización del torneo no fueron aclaradas ''de manera significativa, transparente e inclusiva''. Aunque se creó un Grupo de Trabajo, la ECA señalaba que estaba ''preocupada por la negativa de la FIFA a permitir que audite los modelos económicos para estas competiciones''.

De hecho, los clubes europeos sospechaban que la presión de Infantino para la aprobación del Mundial de 24 equipos estaba relacionada con sus lazos y negocios en el Golfo, particularmente en Qatar, donde de hecho parecía que iba a disputarse la primera edición del certamen. En consecuencia, se exponían preocupados, llegando incluso a afirmar que Infantino habría ocultado información al ''Consejo de la FIFA como su órgano de supervisión, lo que es preocupante y, desde luego, no está en línea con la modernización de la gobernanza de la FIFA y con sus tareas de manera abierta y transparente". Cuando Infantino brinde el anuncio, quedará confirmado que las dos primeras ediciones del certamen ecuménico a nivel de clubes serán en China. 

En el Congreso de Miami que tuvo lugar en marzo, se dieron a conocer las posibles cifras para el campeón del torneo. En ese entonces, como informó Doble Amarilla, se supo que el ganador del campeonato se quedaría con alrededor de U$S 120 millones. Los demás participantes, por el solo hecho de disputar el Mundial de Clubes, embolsarían la friolera de U$S 20 millones.

El monto, por supuesto, significaría un vuelco absoluto para las finanzas de los equipos argentinos. Cabe recordar que, además de los campeones y subcampeones de la Copa Libertadores, está estipulado que compitan los ganadores de la Sudamericana, lo cual brinda posibilidades a muchos más equipos nacionales de poder participar del ambicioso nuevo campeonato.

En mayo, la chance del torneo con esos elevados premios parecía evaporarse: como publicó Doble Amarilla, un consorcio asiático que había ofertado U$S 22.000 millones decidió retirar el ofrecimiento. Aunque no se reveló la identidad ni la proveniencia de los interesados, se supo que se trata de un fondo compuesto por empresas de Japón y Oriente Medio. Aparte de estar destinada al nuevo formato del Mundial de Clubes, tenía la intención de organizar una Liga Mundial de Naciones, pero a nivel de Selecciones Nacionales.

Según pudo saber Doble Amarilla de diversas fuentes relacionadas con la negociación, el rechazo de FIFA tuvo que ver con el formato de la oferta. La federación invitó al consorcio a participar de una compulsa de precios. Sin embargo, estas empresas decidieron finalmente retirar la oferta de u$s 22.000 millones y bajarse de las negociaciones.

Ahora, según pudo corroborar este medio, todo se encaminó para la realización del campeonato. Pese a que el conglomerado retiró su ofrecimiento hace algunos meses, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, tiene la intención de anunciar el nuevo certamen antes de fin de año. Un certamen que, a su vez, iniciará su travesía en tierras chinas.

 

Formato del nuevo mundial

¿Cuál será el formato de disputa? Según informó la FIFA tras la reunión de Miami que tuvo lugar en marzo, habrá 24 equipos que se dividirán en ocho grupos de tres equipos cada uno. El ganador de cada zona se clasificará a Cuartos de Final, que se disputará en formato de eliminación directa hasta determinar al campeón.

La decisión de renovar el formato del torneo se tomó luego de un proceso de consulta que arrancó en 2016 y en el que participaron el Consejo de la FIFA, la Comisión de Grupos de Interés del Fútbol, la Comisión Organizadora de Competiciones de la FIFA y las federaciones miembro en las cumbres ejecutivas del fútbol, así como mediante discusiones bilaterales con grupos de interés del fútbol profesional. Los resultados del proceso de consulta se trasladaron a un grupo de trabajo creado por FIFA e integrado por las seis confederaciones.

Luego de mantener cuatro sesiones entre noviembre del año pasado y febrero del 2019, el grupo de trabajo presentó a los miembros del órgano decisorio de la FIFA un informe detallado sobre los elementos técnicos y deportivos vinculados a la organización de una Copa Mundial de Clubes renovada.

Las plazas que tendrá cada confederación para sus respectivos equipos se dividirán de la siguiente manera: UEFA tendrá ocho, Conmebol seis, Concacaf, Asia y Africa tres y Oceanía una.