El Inter se aprovechó de un Rapid de Viena indefenso. Los neroazzurros golearon 4-0 y sellaron su pase a octavos de final. Vecino y Ranocchia en la primera y Perisic y Politano en la segunda fueron los encargados de anotar en un choque que resolvieron sin problemas.

Mauro Icardi estuvo en la tribuna del Giuseppe Meazza acompañado de su mujer y representante Wanda Nara. Mientras tanto, el Inter sigue su peculiar racha de victorias sin Icardi en la cancha. 


wan on Twitter