El defensor brasileño Dani Alves, una de las figuras del San Pablo, agradeció en su cuenta de Twitter el gesto de la dirigencia de Boca de obsequiarle esta tarde dos camisetas del club, la principal y la nueva alternativa, con su nombre y el número 10 en la espalda.

Daniel Alves on Twitter

 

Esa aparición pública generó una polémica porque en la burbuja sanitaria del equipo paulista se puede ver a Marcelo Delgado y Raúl Cascini junto al emblemático lateral brasileño sin tapabocas ni respeto del distanciamiento social. 

Esta situación generó preocupación en River, rival este miércoles de San Pablo y hasta una queja informal en Conmebol por no haber respetado los protocolos sanitarios en formato de burbuja que diagramó la Confederación Sudamericana para retomar las acciones de esta Copa Libertadores.

En la foto oficial, en tanto, Alves está junto a Delgado, Cascini y Alejandro Gonzalez, vocal titular del club, quienes le dieron las camisetas en el centro de entrenamientos de Ezeiza donde el equipo paulista practicó para el partido de este miércoles por la quinta fecha del grupo D de la Copa Libertadores.

 

El futbolista de 37 años, quien tiene contrato con su club hasta diciembre del 2022 y gana una cifra cercana a los 4 millones de euros por año, no está pasando su mejor momento con la dirigencia del San Pablo y declaró varias veces sus ganas de ponerse la camiseta "azul y oro".

En algún momento se generó la versión de un posible interés por parte de Juan Román Riquelme en contar con sus servicios, pero luego esto fue desmentido por el monto que gana el jugador, que solo podría acercarse al campeón argentino si queda libre y su contrato se adecúa a la realidad del fútbol argentino.