El defensor alemán Jérôme Boateng, central del Bayern Munich, tuvo que viajar este miércoles a Alemania por la muerte de su ex pareja y no jugará este jueves la final del Mundial de clubes en Qatar frente a Tigres de México.

Según anunció el entrenador del Bayern, Hans-Dieter Flick, Boateng abandonó este miércoles la concentración de su equipo en Qatar luego de enterarse que la modelo Kasia Lenhardt, de quien se separó recientemente, fue encontrada muerta en su departamento en Berlín en la noche del martes.

 

"Jérôme (Boateng) vino a verme a mi habitación y me pidió abandonar la concentración para regresar a casa, y obviamente le dije que sí. Necesita hacerse un test de coronavirus para regresar a Alemania, desgraciadamente no estará disponible", explicó Flick, sin dar más detalles, en la conferencia de prensa previa a la final.

Lenhardt, de 25 años, salió durante 15 meses con el futbolista del Bayern Munich y del seleccionado alemán (campeón del Mundial de Brasil 2014). El último 2 febrero, ambos anunciaron su separación a través de las redes sociales. La causa de la muerte de la mujer está siendo investigada, aunque las primeras hipótesis apuntan a un suicidio.