(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Barcelona dejó una imagen preocupante contra Osasuna y le obsequió la Liga al Madrid. El elenco de Setién no hizo pie en el Camp Nou y cayó con un tanto en el minuto 94. Arnaiz adelantó al cuadro visitante, Messi descontó transitoriamente con un golazo y Torres puso el resultado definitivo en el cierre. "Necesitamos cambiar mucho si queremos pelear por la Champions", disparó la Pulga tras el partido.

La visita se puso en ventaja a los 16 minutos con un tanto de José Arnaiz y lograba sostener el resultado contra un apático conjunto blaugrana que tan solo dependía de lo que hacía su máxima estrella, sobre todo a través de la pelota parada, ya que avisó con varios tiros libres.

A los 17 del segundo tiempo, Messi frotó la lámpara y colocó una deliciosa ejecución junto al poste derecho para empatar el marcador.

Pero Barcelona no pudo darlo vuelta, a pesar de haber contado con un hombre más desde los 30 de la etapa final, por la expulsión de Enric Gallego. Es más, los de Pamplona lo terminaron ganando en el descuento con un gol de Roberto Torres y mientras tanto en Madrid el Real festejó su 34º título de liga.