"La Justicia es lenta", es una sentencia que suele usarse mucho en el territorio argentino. Pues parece que en el “Viejo Continente” se podría aplicar la misma frase. Los Tribunales italianos, tras años de arduas batallas legales, dictaminaron que Diego Armando Maradona no fue un evasor del fisco peninsular.

Cuatro años después de su partida a la eternidad, la Corte de Justicia Tributaria de segundo grado dictaminó que la deuda del “Diez ”era de apenas 952 euros, un fallo por demás festejado en la región de Nápoles, donde Diego es una deidad. 

Cabe recordar que por esta causa dio comienzo, a finales de los años 80, una larga batalla judicial en la que se llegaron a pedir al argentino 37 millones de euros. Y que también suscitó que Maradona sufriera confiscaciones cada vez que pisaba el suelo italiano.

Maradona debió llevar durante décadas una etiqueta de evasor que no tenía razón de ser, confirmaron los tribunales de la penísula. 

El Abogado de Diego deja una copia del fallo que lo declara inocente en un altar en Nápoles

“Ha sido una persecución”, explicó el abogado del Diez, Angelo Pisani, “le embargaron de todo, desde los pendientes a los pagos por sus exhibiciones en las televisiones de Italia”. El letrado acudió a uno de los tantos altares que Maradona tiene en la ciudad en la que fue amado al nivel de un santo, a dejar una copia de la sentencia que lo exculpaba de todo cargo.