(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Cinco días pasaron desde que Jair Bolsonaro se transformó en el nuevo presidente de Brasil. Tras su asunción, que se dio el 1 de enero en 2019 en Brasilia, muchas declaraciones polémicas han dado vueltas: la mención a una ''limpieza ideológica'' del pueblo, el llamado a la no inmigración, el restablecimiento definitivo de los ''valores de familia'' y de la visión clásica de niños y niñas han sido algunas de las claves discursivas del nuevo mandatario brasileño. Y justamente contra la concepción bolsonarista del ''niño azul y niño rosa'' llegaron críticas desde el fútbol.

''Niño viste de azul y niña viste de rosa'' fueron las palabras exactas de Damares Alves, nueva ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil. Cientos de críticas recibió la pastora evangélica de 54 años por la frase pronunciada tras haber sido elegida en el cargo. De manera indirecta y con altura, el club Santos fue uno de los que lanzó dardos para la ministra.

A través de Twitter, el Peixe, cuyo equipo es dirigido por Jorge Sampaoli, habló del blanco-negro como alternativa al azul-rosa. ''Niño y niña visten blanco y negro''reza la publicación del equipo brasileño que lleva la foto de un chico y una bebé con los colores de la institución. Creativa indirecta.

 

Santos Futebol Clube on Twitter