La semana pasada se terminó de aprobar el proyecto de Ley de Asociaciones Civiles en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, donde se contempla asistir a instituciones y mutuales afectadas económicamente por la pandemia del coronavirus. Un reclamo que se exige desde 2018 tras serios problemas en términos de tarifas e inflexibilidad en los pagos.

El proyecto fue presentado por el Frente de Todos y se trató en primera instancia en el Senado, donde se le dio media sanción tras algunas modificaciones del bloque de Juntos por el Cambio, que conserva mayoría en la Cámara. Posteriormente, tuvo aprobación en Diputados.

Tras la aprobación, el legislador Facundo Tignanelli, impulsor del proyecto, le manifestó en exclusiva a Doble Amarilla: "Este proyecto que ya se convirtió en ley significó un ejemplo de participación y representación democrática. La sanción fue el resultado de la lucha de instituciones que se organizaron para llevar adelante sus demandas y un espacio político al cual pertenezco que tiene la vocación para representar los intereses del pueblo a través de la actividad legislativa".

El proyecto tuvo previamente un buen periodo de consultas y más de 6 mil instituciones apoyaron y aportaron activamente en la Ley. Hubo charlas por zoom y fuertes campañas en redes sociales para dar a conocer la problemática a la Legislatura bonaerense.

El legislador peronista le sumó a este medio que "hubo resistencia y se demoró mucho la sanción por parte de no tener mayoría en el Senado". "A nosotros nos hubiese gustado que se sancionara antes, porque las instituciones no pueden esperar. Al momento de sancionarse la Ley en la Cámara de Diputados, la ex gobernadora (María Eugenia) Vidal mandó a su bloque a abstenerse de votarla, y en ese momento organizó un zoom con los dirigentes de Juntos por el Cambio donde llamó a juntar votos para las elecciones del año que viene", le reveló a este medio. "Para nosotros ese fue un hecho de enorme irresponsabilidad, no es tiempo de buscar votos, sino de gestionar, colaborar y ayudar en la crisis por la pandemia", agregó. 

En la misma línea, Doble Amarilla conversó con diversos presidentes de clubes y de agrupaciones que los integran, y para ellos se trata de "una ley muy buena, ya que es completa y abarcativa". En ese sentido, el principal alivio está en los Artículos 5 y 6 del proyecto, donde se establece "tarifa cero" de los Servicios Públicos durante todo el lapso que dure la emergencia sanitaria por el coronavirus. Además, la prórroga o anulación de este beneficio, una vez finalizada la pandemia, será facultad del Poder Ejecutivo de la gobernación.

"Si bien la ley contempla un ingreso no muy alto para gozar de beneficios (asimilándolo a la categoría G de monotributo), en el inciso 2 del artículo 1 agrega a los clubes de barrio sin límite alguno", le explicó a Doble Amarilla José María Mira, presidente de club Defensores de Tablada, uno de los primeros clubes en denunciar los tarifazos en los servicios.

Mira fue uno de los primeros en mostrar en carne propia la situación de los clubes por las facturas de los servicios públicos. En diálogo con este mismo medio en mediados de 2019, mostró que tenía costos de gas por hasta $176 mil. "Vamos a llegar al verano y todavía vamos a seguir pagando gas", había manifestado.

El dirigente agregó que "en términos generales ha cambiado la mirada del Estado para con estás instituciones para mejor, considerándolas indispensables". Lo mismo opina su par en Lanús Martín Sabio, que preside la Unión de Clubes de ese distrito: "La tarifa cero y la posibilidad de resolver los temas de personería jurídica sin gastos es una gran noticia. Los clubes salen muy deteriorados de la pandemia y esta Ley intenta que la economía institucional quede equilibrada".

Sobre este punto, el legislador Tignanelli sumó: "Cuando un club de barrio paga la luz es para que los pibes puedan hacer deporte. Por eso esta ley contempla la tarifa cero de servicios púbicos de agua, gas, electricidad, internet y telefonía fija o móvil durante dure la emergencia sanitaria provincial para las asociaciones de bajos recursos, y pago por consumo real para todas las demás".

El diputado del Frente de Todos Facundo Tignanelli, en la Cámara de Diputados cuando se aprobó la Ley de Asociaciones Civiles
El diputado del Frente de Todos Facundo Tignanelli, en la Cámara de Diputados cuando se aprobó la Ley de Asociaciones Civiles

 

A su vez, explicó a este medio que "el Estado siempre ha tratado a las asociaciones civiles en términos de requisitos para su supervivencia igual que a una sociedad comercial, pero la sociedad comercial tiene fines de lucro y una asociación civil tiene un fin comunitario, por lo cual hay que darles distinto tratamiento teniendo en cuenta ciertas situaciones".

En tono reflexivo y lejano a la confrontación, también hizo mención a su pasado en el club de barrio de su zona, que lo considera como una 'segunda casa'. "Cuando yo jugaba a la pelota había una bandera que decía 'Crisol de Juventud, la excusa que encontró un barrio para ser feliz'. Esta ley tiene mucho de eso, la pensamos con el corazón para encontrarle una solución a todos los problemas que sabemos que tienen este tipo de instituciones, siendo ellas las protagonistas en su armado", contó.

Volviendo a la visión dirigencial del proyecto, tanto Mira como Sabio coinciden en que la inembargabilidad de los bienes corresponde a un ítem de la Ley Nacional de Clubes de Barrio, que falta reglamentar y que lo tomó la Provincia para darle más cuerpo al proyecto. "Es una buena Ley y una reparación del sector que no se tenía en cuenta hace mucho, es un proyecto que a los barrios los fortalece y les hace muy bien. Festejamos que haya habido consenso de las partes para que pueda ser votada", agregó Sabio.

"Pasa a las manos del Estado la comunicación y otorgamiento de la exención impositiva, donde actualmente son trámites engorrosos e interminables por parte de los directivos de las instituciones. Tiende a proteger sus bienes declarándolos inembargables e inejecutables. Busca registrar los bienes de las asociaciones para conocer su real funcionamiento y de regularizar situaciones de hecho", le indicó Mira a este medio.

Por último, el diputado Tignanelli hizo una valoración general a Doble Amarilla sobre el proyecto: "Es una Ley que va a empezar a reparar el daño que los 4 años de macrismo más la pandemia le hicieron a este tipo de instituciones, que aún en su peor momento como lo vimos durante los últimos tiempos, no dudaron ni un segundo en ayudar frente a la crisis del COVID-19 ofreciendo sus instalaciones como centros logísticos, comedores o para aislar a la población afectada por la enfermedad".

Diputadxs del Frente de Tod☀️s - PBA on Twitter