(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El presidente Alberto Fernández se mostró preocupado porque algunos argentinos no entendieron los riesgos que supone la circulación social del coronavirus y que no respeten la cuarentena para frenar el contagio en Argentina.

"Lo que más me preocupa es la incomprensión de la gente, que haya tontos que no entiendan el riesgo en el que estamos, el idiota que circula con fiebre que lastima a la salud de todos, su egocentrismo que no lo deja ver cómo puede dañar al de al lado. Quiero aclarar que no son los más sino que son los menos. La inmensa mayoría está en sus casas dejando pasar el tiempo como puede. No saben la gratitud que tengo para con ellos", enfatizó el Presidente en diálogo con Gerardo Rozín en el programa La Peña de Morfi por Telefé.

 

 

Telefe on Twitter

 

Con respecto al fútbol, Alberto Fernández explicó: "Se trata de un tema de prioridades... por ahora el fútbol puede esperar un poco como los teatros o los cines. Con esta decisión estoy complicando la vida de muchos argentinos pero también estoy salvando la vida de muchísimos. Ahora sabemos que Dybala está contagiado y eso puede pasarle a cualquier jugar en Argentina. No saben lo que extraño a Argentinos Juniors, encima que veníamos ganando. Pero lo que más me importa es que los jugadores, como todas las peronas, estén sanas y que vuelvan con todo. Hay que tener paciencia que estamos en un momento de excepción, que nos complica la vida a todos pero hay que tener paciencia".

"Los problemas más dolorosos con el coronavirus se produjeron en los países que no previeron la velocidad del contagio, y por eso el sistema de salud no pudo hacerle frente. Si nos quedamos en casa, el contagio va a ser más lento y vamos a poder atender a los pacientes. Cuando más lento el contagio, mejor la posibilidad de que la gente sea mejor atendida. Ese es el secreto", agregó el Presidente.

"El 13 de marzo les avisé a los argentinos que había una pandemia. Ese mismo día se fueron más de 20 mil argentinos. Y parte de esos argentinos son los que me reclaman que ahora los traiga urgente. Esto es una prueba de la desaprensión que hay de los argentinos", dijo enfático Alberto Fernández.

"Necesitamos aplanar la curva, y tenemos que seguir haciéndolo. Del uno al diez, en cantidad de infectados y de gravedad, no sabemos dónde estamos. No sabemos qué es lo que vamos a enfrentar. Estamos peleando contra un ejército invisible. Pero si nos encerramos, la posibilidad de contagiarse es mayor. No quiero decirle a la gente estamos espléndidos. Me preocupa mucho el que circula con fiebre sin darse cuenta que contagia a los demás. No es tiempo para los vivos", expresó.

"El proceso de descentralización de testeo ya se inició. Hay un protocolo para distribuir en 35 laboratorios de todo el país. Lo que hay que ver es la proporción entre casos confirmados respecto de casos desechados. Necesito que el ejército se involucre plenamente en la logística", concluyó el Presidente.