Tras varios días de silencio, Vélez sacó un comunicado oficial por la fiesta que tuvo lugar en el Polideportivo el pasado miércoles. El club de Liniers lamentó el episodio y ofreció disculpas a socios y vecinos, a la vez que anunció que "se está trabajando en la identificación de los responsables que protagonizaron el hecho, quienes serán suspendidos por tiempo indeterminado".

"Conocido el hecho, se ordenó una investigación interna por el incumplimiento del protocolo sanitario y la revisión de los protocolos de seguridad y permanencia en las instalaciones, para realizar los cambios que sean necesarios", comunicó el Fortín.

Por último, la entidad informó que se puso a disposición de la Justicia facilitando las imágenes solicitada y los correspondientes registros de accesos. Además, comunicó que este sábado, la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realizó una inspección en el estadio José Amalfitani y Polideportivo para corroborar el funcionamiento de los protocolos de coronavirus.

 

 

Como ya informó Doble Amarilla, por orden de la Justicia, la Policía de la Ciudad de Buenos Aires allanó Vélez el pasado jueves a la noche, luego del evento que tuvo presencia de un cantante y presunta participación de barras. Por el hecho, fueron imputados el presidente del club Sergio Rapisarda y el jefe de seguridad de la institución, Eduardo Capuchetti. En el operativo, fueron secuestradas 230 botellas de bebidas alcohólicas y se verificó el registro de carnets.