Un grupo de hinchas se reunió en el Polideportivo de Vélez para ver el encuentro ante Banfield, por el pasaje a la Copa Sudamericana 2022. Luego, se organizó una fiesta, algo que incumple con los protocolos y las medidas establecidas por la pandemia de coronavirus. En la noche de este jueves, según pudo confirmar Doble Amarilla, allanaron las instalaciones de la entidad de Liniers.

 

Además del operativo en la sede del club, fueron imputados el reelecto presidente de Vélez, Sergio Rapisarda, y el jefe de seguridad de la institución, Eduardo Capuchetti. A ambos se les imputa por los artículos 129 (desvirtuación de rubro), 205 (propagación de pandemia) y 239 (desobediencia) del Código Contravencional. Por la fiesta, el club podría ser sancionado y recibir la clausura del lugar donde se produjo el evento. La causa está a cargo de la fiscal Celsa Ramírez.

En el operativo se secuestraron cámaras de seguridad y se verificó el registro de los carnets para avanzar con la investigación, al tiempo que se encontraron dos contenedores con 230 botellas de bebidas alcohólicas vacías.

El procedimiento se realizó anoche por efectivos de la División Conductas Ilícitas en Espectáculos Deportivos de la Policía de la Ciudad y agentes del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ). 

Durante la inspección se retiraron imágenes de las cámaras de seguridad, se hizo el registro de los carnets y se hallaron siete contenedores de basura, de los cuales dos de ellos tenían ocultas en bolsas de consorcio unas 230 botellas de bebidas alcohólicas de distintas marcas, clase y tamaño.

El hecho se inició cuando fanáticos del Fortín se hicieron presentes en el Polideportivo para ver el encuentro ante el Taladro. Una vez finalizado, la barra organizó una fiesta en el quincho, la cual estuvo animada por el cantante del momento, L-Gante.

Los vecinos del Barrio Kennedy realizaron una denuncia por la música fuerte y la policía se apersonó en el lugar, pero la fiesta continuó. Esto, actualmente, supone una irregularidad, ya que este tipo de eventos están prohibidos por la pandemia de coronavirus.

Vélez podría recibir la clausura del Polideportivo. Según pudo saber Doble Amarilla, en principio el lugar afectado sería este ya que fue el sitio donde se realizó la reunión. En tanto, el partido del Fortín ante Unión en el estadio José Amalfitani de este domingo no correría peligro, ya que son dos espacios distintos.

La versión de los dirigentes de Vélez

Mariano Lizardo, secretario de actas y encargado del departamento jurídico de Vélez, le dijo a Télam que "no era una fiesta clandestina, sino una fiesta de cumpleaños cuyo permiso fue solicitado por un socio y autorizada por el club -con los protocolos correspondientes debido a la pandemia de coronavirus- como ocurre habitualmente, para usar las instalaciones del quincho".

"Como autocrítica tenemos que decir que fallaron los controles en el ingreso, hay personas de la agencia de seguridad allí, pero a nadie le debe haber llamado la atención que ingresaran entre 80 y 100 personas para ir a un quincho donde entran 500, y cuando a esa hora hay cerca de mil socios terminando sus actividades deportivas diarias", agregó Lizardo.

"El desborde empezó cuando L-Gante (un músico de trap) empezó a tocar y se viralizó su actuación de inmediato, ya que es muy conocido en YouTube (videos con más de 3 millones de vistas) y ahí se empezó a juntar mucha gente en un lugar semi abierto", explicó el dirigente.

En cuanto al apersonamiento de la policía porteña, sostuvo que "no fue exactamente un allanamiento, del que nunca se avisa antes, sino que fue una inspección ocular y registro domiciliario acordado".

"Los esperamos acompañados por dos técnicos de nuestro sistema de seguridad y les dimos todo lo que pidieron: los videos correspondientes al horario solicitado y también el reporte magnético del ingreso de los socios", agregó.