"Nano" Mautone se negó a testimoniar hoy en la causa que investiga la fiesta clandestina en Vélez y que lo tiene como presunto organizador. Este jueves, la fiscalía especializada en eventos masivos, a cargo de Celsa Ramírez, tomó declaración indagatoria a 7 integrantes de la barra del Fortín por el evento bailable en el Polideportivo. Según pudo confirmar Doble Amarilla, todos decidieron guardar silencio.

Los imputados por infracción a los artículos 202, 203 y 205 del Código Penal que se negaron a declarar, además de Mautone, son Eduardo Raúl Cimminelli, Sebastián Liggieri, Cristian Silvestre Cejas, Matías Fontanello, Jonathan Matías Pereyra y Nicolás Pereyra. Hace una semana, por la misma causa, declararon el presidente de Vélez, Sergio Rapisarda, y el gerente de seguridad del club, Eduardo Capuchetti.

Al momento, el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal sigue en la tarea de identificar a otros referentes de la barra de Vélez que participaron de la fiesta. Cabe recordar que la fiesta, desarrollada en el quincho del polideportivo del club de Liniers en la madrugada del 1 de abril, se desarrolló con autorización del club, pero sin OK de la Ciudad de Buenos Aires.

El jueves siguiente al evento, la policía porteña allanó las instalaciones del Polideportivo del club, desde el sector de parrillas hasta las oficinas. Como ya contó Doble Amarilla, todo apunta a que la fiesta fue organizada por Nano Mautone por motivo de su cumpleaños. Nano es hijo de Daniel Mautone, poderoso empresario ligado al negocio del juego y que además tiene vínculos con Daniel Angelici, ex presidente de Boca.

A posteriori, amigos de Nano Mautone y otros invitados expusieron el descontrol de la fiesta clandestina en redes sociales. Desde mostrar la "artillería etílica" hasta el desarrollo de la fiesta con el protagonismo principal de L-Gante, el cantante sensación del momento.