(De la redacción de DOBLE AMARILLA) El juzgado federal de San Isidro ordenó la detención del surfer que regresó de Brasil, fue escoltado por la policía hasta su casa y luego se dio a la fuga. Vecinos y residentes de Pinamar lo encontraron y están rodeando la casa donde se hospeda para que no se escape de vuelta.

Un estúpido peligroso. Sobre esas personas descargó el mensaje este miércoles Alberto Fernández, aclarando que a los que incumplan la cuarentena y no tengan motivos para romperla, les caerá la fuerza de ley.

Este es uno de los casos más insólitos de Argentina por el coronavirus. Se trata de Federico Llamas, un hombre de 27 años que se fue de vacaciones a Brasil a principios de marzo. Tras el avance de la pandemia, decidió volver en auto al país. Estuvo varado durante horas en Panamericana y tuvo altercados con los organismos de seguridad y la prensa.

 

EL SURFER QUE SE ENOJÓ EN UN CONTROL EN LA PANAMERICANA - Telefe Noticias

Tras estos altercados y sus malos modos, fue escoltado por la policía para regresar a su residencia y cumplir allí el aislamiento obligatorio, decretado por el Gobierno Nacional. Sin embargo, espero que la seguridad se vaya para darse a la fuga.

El juez federal de San Isidro Lino Mirabelli ordenó su detención por infringir los artículos 205 y 239 del Código Penal. Es decir, por incumplir las normas tendientes a evitar la propagación de epidemias y por desobediencia.

Actualmente el surfer está en Ostende, partido de Pinamar. Medios locales, vecinos y cercanos de la zona lo reconocieron y ahora la Policía Federal realizó la perimetral para en breve llevárselo detenido.

AMPLIAREMOS...