(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Un juez brasileño ordenó cerrar todas las instalaciones, estadios y gimnasios construidos en Río de Janeiro para los Juegos Olímpicos de 2016. El motivo: no cuentan con las licencias que garanticen la seguridad

El juez federal Eugenio Rosa de Araújo, titular del 17mo juzgado federal de Río acató la petición del Ministerio Público de prohibir, provisionalmente, cualquier tipo de actividad en dichas instalaciones deportivas. La medida incluye a las instalaciones ubicadas en el Parque Olímpico de Barra de Tijuca (donde se encuentran el Velódromo, Parque Acuático y el Centro Olímpico de Tenis) y el Parque Olímpico de Deodoro

 

Parque Olímpico de Barra de Tijuca
Parque Olímpico de Barra de Tijuca
Parque Olímpico de Deodoro
Parque Olímpico de Deodoro

 

Según el Ministerio Público, ninguna de las instalaciones cuenta con licencia de funcionamiento del Cuerpo de Bomberos ni tampoco con la de la alcaldía. En la denuncia realizada por la Procuraduría afirman que el organismo responsable de la administración de los edificios, AGLO (Autoridad de Gestión del Legado Olímpico) fue extinto y nadie se responsabiliza por las mismas. 

Según la sentencia, las instalaciones deberán continuar cerradas hasta que se obtengan las licencias necesarias para brindar un correcto funcionamiento. En tanto, algunas de las locaciones son utilizadas para competiciones o eventos musicales, como el festival Rock in Río. "Ese escenario, compuesto por locales castigados por la falta de cuidado y por la presencia de miles de personas, puede resultar en tragedias", aseguró el juez. 

Cabe destacar que estas instalaciones fueron objeto de críticas e investigaciones. Esto se debe a los desvíos de recursos públicos durante las obras. Ejecutivos de la constructora brasileña Odebrecht confesaron haber pagado sobornos para que la empresa fuera favorecida en los contratos para las obras de los Juegos.