(De la Redacciónde DOBLE AMARILLA) El asesinato de Fernando Báez Sosa, de 19 años, en Villa Gesell a manos de once jugadores de rugby del Club Náutico Arsenal Zárate y el Club Atlético San Isidro (CASI). Los implicados fueron detenidos en diferentes sedes policiales de Villa Gesell, donde permanecerán hasta el lunes.

Este lunes 20 serán sometidos a una rueda de reconocimiento por parte de amigos y familiares de Fernando. Según informó Clarín, uno de los jóvenes es hijo de una funcionaria de Zárate y otros dos trabajan como 'patovicas' en un boliche.

En tanto, la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, les tomará declaración por el delito de homicidio doblemente agravado por alevosía y la participación de dos o más personas. El delito está penado con cadena perpetua.

El Club Náutico Zárate repudió el hecho mediante un comunicado en el que repudian "enérgica y contundentemente cualquier hecho de violencia". "Lo que aparentemente ha sucedido, son hechos totalmente ajenos al club y a nuestro deporte". En tanto, afirman que, "de existir algún tipo de vínculo por parte de personas ligadas al club, serán suspendidos de la actividad hasta tanto se determine su grado de participación".

 

Por otro lado, quien se hizo eco de la triste noticia es la Unión Argentina de Rugby (UAR) y emitió también un mensaje oficial. "La Unión Argentina de Rugby ya trabaja en redoblar los esfuerzos y generar un programa específico de concientización que colabore par que estos casos no sucedan nunca más", sostienen y afirman que son conscientes de que pueden ser "parte de la solución a la violencia entre los jóvenes".

"Nuestro juego convive con el contacto físico desde muy temprana edad, pero siempre dentro de un claro reglamento. Quienes no entiendan de esta manera y usan su fuerza física en detrimento de otro no representan nada del rugby ni sus valores", finaliza el escrito.