(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Vélez perdió un juvenil en las últimas semanas. Alejo Montero, volante de 21 años, pasó a Agropecuario en libertad de acción. La particularidad del caso radica en que el jugador fue a la Justicia para marcharse del Fortín con el pase en su poder.

El jugador ingresó al club de Liniers en febrero de 2009. Casi nueve años después, en enero de 2018, fue convocado a Primera. El futbolista no contó con muchas oportunidades en los siguientes meses con Gabriel Heinze, pero la entidad velezana aún así decidió hacerle su primer contrato profesional. A partir de ahí arrancaron los inconvenientes.

Según lo marcado por el artículo 11 del Convenio Colectivo de Trabajo N°557/09, cualquier club que decidiera contratar a un futbolista amateur que cumpliera 21 años de edad entre el 1° de enero y el 31 de diciembre, deberá remitirle al futbolista telegrama o carta documento de oferta de primer contrato no más allá del 31 de mayo de dicho año. La institución de Liniers mandó el telegrama sobre el límite y lo depositó en el registro de jugadores de AFA, pero el jugador nunca aceptó el contrato (denuncia no haberlo recibido hasta el 11 de junio) y el 1 de junio firmó con Agropecuario como jugador libre.

Tras enterarse de que Vélez había enviado el documento, Montero, representado por la abogada Alicia Montino, le envió un telegrama a la entidad rechazando formalmente el contrato por "extemporáneo e improcedente", intimando a que "se abstenga de retener indebidamente los derechos federativos del suscripto y proceda dentro de los 48 hs. de recibida la presente a concederme la libertad de acción".

Desoyendo la negativa, el Fortín dio por celebrado el contrato con los derechos y obligaciones emergentes del art. 18 del CCT. 557/2009 por un año, hasta mediados de 2020. AFA dio visto bueno y, en consecuencia, Alejo Montero interpuso una acción de amparo con una solicitud de medida cautelar para que se decrete la libertad de acción y un planteo de inconstitucionalidad del artículo 11 del Convenio Colectivo de Trabajo 557/2009. El Juzgado Nacional de Primera Instancia del Trabajo Número 23 rechazó la medida cautelar solicitada.

 

Primera Instancia by Adriano Savalli on Scribd

 

El jugador, entonces, decidió apelar el fallo de primera instancia ante la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo el pasado 9 de agosto. Casi un mes después, el 2 de septiembre, la Sala I decidió a favor de Alejo Montero: revocó el fallo de primera instancia y ordenó a Vélez y AFA a que decreten la libertad de afiliación del accionante. 

Acto seguido, la Asociación del Fútbol Argentino, siguiendo el oficio judicial, le dio libertad de acción el pasado 12 de septiembre a Alejo Montero.

 

Segunda Instancia by Adriano Savalli on Scribd

 

Posteriormente, Vélez planteó un recurso de revocatoria in extremis y de nulidad de la resolución de segunda instancia, indicando que el articulo 11 del CCT 557/2009 no es inconstitucional y que el club fue perjudicado porque, además de no poder negociar al jugador por irse libre, como el libro de pases está cerrado, "no podría incorporar un nuevo jugador profesional sino hasta la próxima apertura del libro de pases". De no ser aceptado el recurso, quedará que el club de Liniers interponga un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia.

En comunicación con Doble Amarilla, desde la representación legal del jugador explicaron que "nosotros estamos tratando el artículo 11 del CCT como inconstitucional, porque con la sola presentación del telegrama en AFA, queda perfeccionado el contrato, lo que es ilegal. Para que haya contrato, tiene que haber consentimiento de las partes. Lo que dice Vélez es que había contrato profesional con el solo hecho de enviar el telegrama y nosotros decimos que no, porque no hay consentimiento".

Desde Vélez, por otra parte, anticiparon que Alejo Montero no regresará al club "ni en el corto ni en el largo plazo". "Va a terminar en un reclamo por daños y perjuicios contra el jugador y contra el club, porque Agropecuario le presentó un precontrato y gracias a eso se dio este tema. De otra forma, el jugador, aunque quisiera irse de Vélez, hubiera tenido que esperar. Presentamos el contrato en los plazos estipulados, el jugador nunca lo quiso firmar", cerraron en diálogo con Doble Amarilla.