Dentro de la Secretaría de Deportes, liderada por Inés Arrondo, se creó la Dirección de Políticas de Género. La misma, se encuentra comandada por la psicóloga Guillermina Gordoa. Desde esta área se realizarán actividades y capacitaciones en materia de género. En este sentido, recientemente se lanzó el curso de Género y Deporte, destinado a federaciones, confederaciones, clubes, en todo el país. En diálogo con Doble Amarilla, Gordoa comentó cuáles son los objetivos del mismo y la modalidad de aplicación en tiempos de cuarentena.

Además, remarcó que, dentro de la capacitación se encuentran casi todos los contenidos de la Ley Micaela. “Estamos preparando un trabajo de formación específico de Ley Micaela para el deporte porque hay un punto que tiene que ver con que todos estos conceptos puedan ser mirados desde la perspectiva del deporte, que puedan ser ejemplificados desde el deporte”, señaló.

Por otro lado, se refirió a la participación de los clubes de Primera División: contó que ya comenzó a trabajar con instituciones como Racing, Vélez, Huracán, Gimnasia, entre otras. Además, consideró que la participación dirigencial “es heterogénea”. “Hay clubes en los que hasta ha estado el presidente del club en el lanzamiento del taller, y hay otros en los que no ha habido nadie de la Comisión Directiva”, expresó. Sin embargo, destacó que “ha habido permeabilidad en cuanto a que en los clubes se aceptó llevar la formación hacia adentro”.

 

La entrevista completa, a continuación:

 

- Doble Amarilla: ¿Cuál o cuáles son los objetivos del área?
- Guillermina Gordoa:
Cuando Inés (Arrondo) asume, decide crear por primera vez en la historia la Dirección Nacional de Políticas de Género, porque Deportes no tenía. Al no haber tenido nunca el área de género, los desafíos son enormes. Nos propusimos tres grandes ejes de trabajo: transversalizar las perspectivas de género en las políticas públicas deportivas, esto significa trabajar en espejo, de adentro hacia afuera. Hacia adentro que todos nuestros programas, proyectos y acciones dentro de la Secretaría tengan perspectiva de género, y hacia afuera formar en género a las diferentes instituciones del deporte para que también adquieran la perspectiva a la hora de tomar decisiones. El segundo gran objetivo es la igualdad de oportunidades, entendiendo que la mujer ha sido históricamente postergada en el deporte, tenemos que tener acciones de acción positiva para cerrar las brechas que existen entre varones y mujeres, ni hablar de otras identidades de género. El otro día leí unas estadísticas que indicaban que el 17% es solo de mujeres en, por ejemplo, comisiones directivas de asociaciones, confederaciones; más o menos, de mil, 158 son mujeres, así que estamos en una gran batalla en términos de igualdad. El tercer eje es el plan de eliminación de violencias por motivos de género en el deporte. Tiene que ver con trabajar la erradicación y el adecuado abordaje de situaciones de violencia. Cada uno de estos objetivos están compuestos por planes y los planes, a su vez, por proyectos. Tenemos un largo trabajo por delante.

- DA: ¿Qué panorama encontraste cuando comenzaste a trabajar en los temas de género?
- GG:
En el deporte me encuentro con que hay muchas discusiones no saldadas, es un espacio machista, que tienen estructuras patriarcales y necesitamos trabajar mucho en los componentes de formación. Incluso, me he encontrado con desconocimiento de cosas que para mí son esenciales como las leyes, yo debato hasta un punto, después hay un marco legislativo que es una guía. El deporte ha sido históricamente conducido por varones en todos sus niveles de institución. Inés (Arrondo) es la primera mujer en la historia que se hace cargo de la Secretaría en nuestro país. Creo que es un buen momento para hacerlo. Me encuentro, por un lado, con eso y también con un avance de las luchas de las mujeres y de los movimientos de diversidad, más las instituciones que están creciendo, con lo cual es un contexto oportuno; a la vez me encuentro con mucho interés. 

- DA: Es un proceso que va a llevar tiempo, pero lo bueno es que el movimiento va hacia un mismo lado, las políticas también están dando un giro hacia la visibilidad y que en el mundo se esté luchando por lo mismo, es un respaldo.
- GG:
Sí, absolutamente. A veces me encuentro pudiendo decir cosas y planteando debates aún a pesar de saber que estamos en un ambiente machista que en otro momento era impensado. Yo arranqué en el 2007 y era impensado plantear algunas cosas y hoy podemos hacer y eso es producto de la lucha colectiva e, insisto, tener la herramienta institucional para hablar de estas cosas. Creo que ahí está el desafío de todo lo que hay que construir y deconstruir en términos de pensamiento y también tenemos que hacer un trabajo muy grande acerca de qué significa hablar de género. Porque en el ámbito del deporte existe una construcción que refieren a “las cosas de las mujeres” que no te permiten avanzar hacia otros sentidos que tienen que ver con la igualdad de derechos. Hay mucho trabajo para hacer y que no se nos quiera relegar solamente a las cuestiones de género. Aún así, me parece que hay un terreno enorme por construir y eso me tiene muy contenta. Dentro del curso hay todo un laburo de reflexión crítica y análisis. 

- DA: Recién mencionaste el curso que están llevando a cabo, ¿cómo es y quiénes participan?
- GG:
El curso es online y autoadministrable. Está compuesto por tres talleres: el primero se llama ‘Lo que no podés dejar de saber’, que es sobre género, masculinidades y violencia. Va a haber dos más: el segundo es de comunicación y periodismo deportivo con perspectiva de género. Ahora está el primer taller vigente y es autoadministrable, es material al que se puede acceder a través de un link y tiene tres módulos a través de videos, notas de opinión y un desarrollo conceptual, preguntas de reflexión y un examen al final para quienes quieran certificar. Lo que hacemos es un ‘Zoom’ de introducción con las coordenadas y de marco teórica, después el proceso es individual o colectivo según lo requiera cada institución. 

- DA: ¿Quiénes participan?
- GG:
Ya estamos trabajando con federaciones. Después estamos trabajando con las provincias, con las cuales trabajamos a través de las Secretarías de Deportes, donde hacemos este mismo mecanismo con el lanzamiento en el que están presentes las autoridades municipales. Estamos de punta a punta del país trabajando en este curso. Estimo que, no menos de 5.000 personas ya realizaron el curso.

- DA: ¿Se basaron en la 'Ley Micaela'? 
- GG:
El curso tiene casi todos los contenidos de la Ley Micaela, excepto algunos detalles, toma casi todos los puntos obligatorios de la ley para que el deporte tenga también como base una formación mínima, un piso mínimo de formación en materia de género. Excepto todo el desarrollo de conceptos de feminicidios, que está, pero en un anexo. De cualquier manera, vamos a impulsar trabajando en conjunto con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, llegado el momento, que la Ley Micaela también pueda ser para el deporte.

- DA: ¿Cómo fue la recepción del curso?
- GG:
Con el lanzamiento del curso me sorprendí gratamente en ese sentido, de encontrarme con que articulaba con una necesidad, y eso está bueno, porque quiere decir que hay algo que está empezando a moverse, respecto de algunas preguntas que el deporte se empieza a hacer, por eso creo que el curso tiene el nivel de alcance e impacto que está teniendo y me sorprendió gratamente, porque pienso que se vienen debates muy postergados, la mirada de género falta, pero hay ganas, interés y veo compromiso de las distintas instituciones del deporte, entrenadores, entrenadoras, de muchos espacios. Sí, además, me encuentro con compañeras del mundo que están felices y sienten que hay herramientas buenísimas para trabajar y eso también es gratificante, empiezo a sentir que se teje una red enorme dentro del mundo del deporte a partir de todos los trabajos que ya se venían haciendo y teniendo una herramienta del Estado.

 

 

- DA: ¿Por qué se decidió implementar en el ámbito deportivo?
- GG:
La Ley Micaela se presentó como proyecto de ley para que sea obligatoria en el ámbito deportivo en la Provincia de Buenos Aires, pero todavía no está aprobado. Nosotras, desde mi Dirección, estamos preparadas y con la intención de que, sea obligatorio o no, los contenidos mínimos de la Ley Micaela es misión para mi Dirección, para mi equipo y para la Secretaría, para que llegue al deporte. Si en Provincia se sanciona como ley y es obligatoria, habrá que ver quién es el organismo de aplicación y cómo se avanza, pero para nosotros es una misión. No estamos en fase de obligar a nadie. Estamos preparando un trabajo de formación específico de Ley Micaela para el deporte porque hay un punto que tiene que ver con que todos estos conceptos puedan ser mirados desde la perspectiva del deporte, que puedan ser ejemplificados desde el deporte. Si no, a veces se genera una distancia entre lo conceptual y la práctica cotidiana que no nos sirve.

- DA: ¿Con clubes de fútbol trabajan? 
- GG:
Sí, ya comenzamos a trabajar con varios clubes. Por ejemplo, con Vélez, Huracán, Gimnasia y Esgrima La Plata, Racing… Con dirigentes, entrenadores, socios y socias. Hay muchos más clubes de Primera División con los que estoy en contacto para seguir avanzando.

- DA: Ya hay varias instituciones que cuentan con protocolos para casos de violencia de género y discriminación, ¿desde el área se puede brindar asistencia sobre armado de estos tipos de documentos?
- GG:
Lo que estamos trabajando con Naciones Unidas, con Iniciativa Spotlight en conjunto, es en cuáles son los lineamientos que no pueden faltar en los protocolos de ninguna institución. los clubes de Primera División han avanzado bastante en los protocolos, pero hay cuestiones disímiles en cuanto a lo que abarca. No podemos decirle a todo el mundo que los haga igual, porque la realidad es que para que el protocolo funcione y se constituya como herramienta, tiene que ser producido según la cultura organizacional del club o institución. Lo que sí podemos decir es que un protocolo no puede dejar de tener ciertas cosas, y eso sí a la brevedad vamos a empezar a trabajarlo. Hay un montón de protocolos muy buenos, pero que cuando llega el momento de tomar la decisión, se utilizan otros criterios y no el protocolo. Este documento tiene que ser una construcción que tenga la suficiente validez interna para que se use, sino estamos en la misma. Después hay excelentes buenas prácticas como Vélez, por ejemplo, pero es muy disímil lo que hay en materia de protocolos. Estamos trabajando en la alineación de lo que sí y lo que no en un protocolo.

- DA: ¿De qué manera se planifica brindar asistencia a los deportistas?
- GG:
Nosotros en la Secretaría tenemos una línea que se llama ‘Línea Segura y Confidencial’ que nace solamente para seleccionados nacionales. Nosotros estamos en el CeNARD y trabajamos en conjunto con el ENARD. Lo que estamos haciendo es amplificar esta línea para el mundo del deporte federado. Entonces tenemos dentro del deporte una línea propia para trabajar en atención y derivación adecuada de los casos dentro del deporte. Esto se da porque nos encontramos con la dificultad que un atleta, por como son los vínculos, relaciones y la cultura del deporte, ante una situación rara vez lo va a comunicar primero hacia afuera. Ya lo tenía el ENARD y estamos trabajando para llevarlo al nivel federativo, esta línea confidencial que tiene varios puntos, porque tiene dopaje, entre otras cosas, pero específicamente en la cuestión de género va a estar articulado con mi Dirección para tener alcance y lograr un abordaje más adecuado y derivaciones pertinentes y atención de los casos como creemos que se tiene que hacer. Esa es la pata de asistencia que a veces suele faltar y que la tenemos.

- DA: ¿Nota predisposición de los dirigentes para abordar estas cuestiones de género?
- GG:
Lo que me encontré en el fútbol es con mucho empuje por parte de las comisiones de género, de mujer. Cuando lanzamos el curso aparecieron las compañeras para comunicarse y llevarlo a sus clubes. La participación a nivel dirigencial en los clubes de fútbol es muy heterogénea: hay clubes en los que hasta ha estado el presidente del club en el lanzamiento del taller, y hay otros en los que no ha habido nadie de la Comisión Directiva. Creo que hoy nadie puede sentirse ajeno o no interpelado por el tema. La pregunta es ¿cuánto de todo esto que se está empujando se toma hacia adentro se toma como una perspectiva para tomar decisiones? Ha habido permeabilidad en cuanto a que en los clubes se aceptó llevar la formación hacia adentro. Todas las Comisiones Directivas han aprobado la incorporación del curso como espacio de formación, que son alrededor de 15 clubes de Primera División los que se han comunicado conmigo. Después, con los clubes de barrio y pueblo tenemos otro procedimiento de trabajo porque son un montón. El 13 de julio se va a habilitar el curso online en la página de la Secretaría de Deportes por la gran demanda a términos personales, nos llegaron muchos pedidos de entrenadores, entrenadores, jugadoras. Decidimos avanzar con el proceso sin privar que aquellas personas que quieran hacerlo, puedan acceder.

- DA: Estas cuestiones de género actualmente interpelan a toda la sociedad, que se encuentra más abierta a entender que hay algo que necesita cambiar.
- GG:
Esa es mi conclusión, realmente el nivel de alcance y de buena recepción que tuvo el curso es lo que más me gratifica. Mucha gente, yo hablo de cinco mil personas como piso básico, pero además está circulando por distintos lugares. Tuvimos mucha buena repercusión mediática, con muchas compañeras periodistas y compañeros que, desde sus lugares, fueron incentivando a que se haga. En ese punto, hay mucho interés y esa es una excelente señal. En otro momento éramos cinco en los talleres, así que eso para mí es lo más gratificante y una de las cosas más importante. Grandes clubes de fútbol, las confederaciones nacionales, los trabajos de convocatorias que se han hecho y no he tenido un ‘Zoom’ de no menos de cien personas. Con el vóley me pasó que tuve que abrir un vivo porque eran 300 personas y no alcanzaba en ‘Zoom’. Hay interés.