(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Roger Federer rompió el silencio y confirmó que, pese al coronavirus y su lesión en la rodilla, no se retirará y ya piensa en los objetivos del año que viene. Uno de ellos será los Juegos Olímpicos de Tokio.

El suizo tiene 38 años y ve que el tiempo corre, pero viejos son los trapos. El 8 de agosto pisa los 39, y encima tiene que recuperarse de una lesión en la rodilla que lo tiene a maltraer. Y hasta pensó en retirarse, pero ya dejó en claro que en el 2021 habrá magia y revés a una mano.

"Fue un momento importante para mí, con el coronavirus y las dos operaciones de rodilla a las que sometí, consideré si realmente quería seguir con mi carrera. Hubiera sido fácil para mí decir que me iba a retirar ahora, pero mi regreso es un largo camino y tengo que ser paciente con mi recuperación", le manifestó a Revista GQ.

Esta etapa de pandemia y de quedarse en las residencias le cambió la agenda a los tenistas de elite que pasan su mayor parte del tiempo arriba de un avión. Sobre esto, Roger expresó: "Lamento que este año no se haya podido jugar Wimbledon pero ahora estoy feliz de estar con mi familia en Suiza. Fue agradable estar más tiempo en casa después de 25 años viajando y no haber podido estar en casa más de un mes. Sigo con la rehabilitación todos los días y, aunque aún no recuperé mi forma física, jugaré Wimbledon el año que viene".

Por último, agregó: "Sigo con la rehabilitación todos los días y, aunque aún no recuperé mi forma física, jugaré Wimbledon el año que viene". Y sorprendió expresando que "los Juegos de Tokio son uno de mis grandes objetivos".

 

ATP Tour on Twitter