Sebastián Morquio, ex jugador de Huracán, atraviesa una situación desesperada. Desde hace semanas, a través de redes sociales, el histórico defensor uruguayo dejó claro que necesita trabajar. Y unas horas atrás, en diálogo con Super Mitre Deportivo, deslizó frases sobre su vida que encendieron todas las alarmas.

 

Sebastian Morquio on Twitter

 

"¿Por qué sería una locura? Quizá sea una liberación", expresó en un tono de desesperación en los micrófonos de Radio Mitre. Sumido en una depresión post retiro, con 45 años, Morquio no tiene empleo fijo, sufre dificultades para reinsertarse en el mundo laboral por haber estado preso por un mes (continúa procesado) y no puede visitar a su hija por un conflicto con su ex pareja.

"Estuve preso porque mi perro arañó a mi mamá. Y salí en diciembre. Viví en el club de mi abogado porque no tengo casa. Estoy viendo en la tele un video de una playa, luz tenue y así me amasijo. Son demasiados dedos en el culo, pero si hacemos algo somos unos locos", lanzó en un desgarrador relato firmemente atado al caso de Santiago "Morro" García, encontrado sin vida el pasado 6 de febrero en Mendoza.

"Al Morro lo mataron los directivos. Hace dos semanas pasó y hoy ya no le importa a nadie, no se habla y era un jugador importante. A quién carajo le va a importar si a mi me pasa lo mismo, en dos o tres días se olvidan. Ayer fue García, hoy será Morquio y pasado otro", marcó. Y agregó: "Creo que no me dan los huevos para hacerlo".

Con ese sombrío panorama, Morquio deslizó su intención de trabajar en Huracán. "Hablé con ellos, pero quedó en nada y no quiero mendigar", señaló al respecto.