(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El medio uruguayo El Observador dio a conocer la noticia de que el Ministerio del Interior jugó un rol clave en la elección de la empresa que le vendió el sistema de identificación facial a la Asociación Uruguaya de Fútbol.

En octubre de 2016, la AUF, con asesoramiento de ITC, eligió una empresa para comprarle el sistema de identificación facial para el Estadio Centenario, el punto central de una estrategia que se elaboró en conjunto con el Ministerio del Interior para erradicar a los violentos de las canchas. 

La empresa elegida era Servinfo, que era la mejor evaluada en calidad y precio según el análisis que realizó la empresa ITC. Sin embargo, una reunión a fines de octubre torció la decisión: se definió cambiar Servinfo y se les recomendó DDBA, empresa que tenía una oferta más cara que la elegida en un principio, pero que para el Ministerio era la más idónea.

Según un comunicado que ITC le envió a la AUF con el resumen de la reunión, el Ministerio destacaba "la falta de experiencia" de Servinfo y que era "un riesgo" que ponía en duda el éxito del proyecto. Por otro lado, se destacaba "total satisfacción" con la empresa DDBA, por "la experiencia y los equipamientos ofrecidos".

Cabe destacar que surge una contradicción, ya que anteriormente el Ministerio del Interior, a través de un comunicado expresó que "solo se asesoró a la AUF acerca de las condiciones técnicas necesarias para implementar un sistema de reconocimiento facial eficiente" y que "jamás insinuó ni direccionó la contratación de ninguna empresa".