(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Este viernes, se realizó un allanamiento en la Bombonera por el hecho de violencia que ocurrió en las piletas de Boca. Intercedió la Fiscalía N°30 con el fin de peritar las cámaras de seguridad y conocer quiénes estuvieron en la escena del martes. Testigos aseguraron a los medios la presencia de barras, pero no es lo que figura en el parte policial.

El allanamiento lo llevó adelante el Juzgado de 1° Instancia en lo Penal, Contravencional y Faltas N° 2. Cerca de 10 oficiales de la Policía Judicial se dirigieron hacia la Gerencia de Seguridad con para revisar las filmaciones del último martes con el objetivo de aclarar el suceso.

La fiscal al mando de la causa, Luisa María Escrich, expresó: "Trascendieron detalles de disturbios que fueron filtrados a los medios de comunicación masiva, pero que no coinciden con el parte policial. Si acudieron 14 móviles de la Policía al club, entonces los disturbios habrían sido más graves que los que constan en los documentos que nos llegaron".

 

 

La fiscal entiende que no hay concordancia entre los hechos relatados por los medios de comunicación y lo que consta en el parte policial. Según pudo saber Doble Amarilla, hay testigos que relatan la presencia de barras. Una facción es perteneciente a la zona de Caminito, mientras que del otro sector figura como uno de los apuntados Luís Arrieta, cercano a Mauro Martín y a su vez barrabrava de Estudiantes de Caseros.

También se habla de la existencia de un enfrentamiento que no pudo ser visible por la Policía ya que, cuando llegaron al lugar, los barras ya se habían ido. Sin embargo, los testimonios recogidos por la prensa cuentan que existió una disputa y citan a estos barras. Ante esta situación, la fiscal decidió hacerse presente en el estadio para acceder a las cámaras y ver quiénes estaban presentes.

El hecho generó que se enciendan las alarmas en la Seguridad de la Ciudad por una posible interna en la barrabrava de Boca, sobretodo teniendo en cuenta las tensiones que se generan tras el cambio de gestión en la institución. De hecho, Doble Amarilla pudo saber que existió una pelea en la interna del grupo de la barra que vive en Lomas de Zamora.