(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Marcelo Gallardo cumplió seis años como entrenador de River y marcó una historia dentro del club por sus enormes conquistas. De tomar el “fierro caliente” que dejó Ramón Díaz a llevar al club a la gloria en Madrid.

El Muñeco asumió en 2014 luego de que el Millonario festejara su primer título luego del descenso y una historia muy triste. El Pelado obtuvo el Torneo Final con un equipo que no brillaba pero era contundente, sumado a que tenía a Manuel Lanzini como figura estelar.

Tras su salida, Gallardo llegó al club con una breve pero buena carrera como DT en Nacional de Uruguay. Allí obtuvo el Campeonato Uruguayo 2011-2012. “Creo que nací para esto. Para asumir los grandes desafíos”, expresó en su primera conferencia como flamante DT de River.

Ese mismo año el Muñeco tuvo una situación difícil en lo personal por el fallecimiento de su madre en plena instancia de Copa Sudamericana. El momento culmine donde la historia comenzó a cambiar con Boca. El acontecimiento se dio en las semifinales y decidió dirigir igual con un plan claro: meter, friccionar y jugar. Finalmente logró un empate escueto en La Bombonera y logró revalidar ese resultado con un triunfo en el Monumental con un golazo de Leo Pisculichi. Historia que pudo ser gracias a la atajada de Marcelo Barovero sobre el penal de Agustín Gigliotti. Su primera conquista fue esa Copa del 2014 frente a Atlético Nacional.

Al año siguiente el equipo bajó su nivel futbolístico y no tuvo un buen pasar por el campeonato. Pero las expectativas estaban puestas en la Copa Libertadores. Pero River pasó con lo justo en un grupo que se la hizo difícil. Tal es así que en los octavos se volvió a cruzar con Boca. Con un resultado accidentado por el “gas pimienta”, el ‘Millo’ mantuvo su misma idea de garra y templanza y pasó a la siguiente fase. Luego la historia es conocida, llegó a la final frente al Tigres de México y gritó campeón en el Monumental ganando 3 a 0.

 

Foto: @365ScoresApp
Foto: @365ScoresApp

 

Sin éxito frente al Barcelona por el Mundial de Clubes, el siguiente trofeo fue frente a Independiente de Santa Fe por la Recopa Sudamericana de 2016. Ese mismo año también obtendría la Copa Argentina en una final caliente y apasionante frente a Rosario Central por 4 a 3.

Su regreso a una final internacional fue nada más ni nada menos que en la Copa Libertadores de 2018  frente a Boca. Tras los incidentes en la previa del Monumental, la emblemática final sudamericana se mudó al estadio del Real Madrid. Allí se dirimió la final entre los ‘Primos’ y otra vez fue un grito de campeón para el Muñeco. La ida fue 2 a 2 en la Bombonera y la vuelta 3 a 1 en el Bernabeu con la histórica corrida del ‘Pity’ Martínez sobre el final.

Sin éxito en el Mundial de Clubes nuevamente, pero consolidando el triplete de la Recopa Sudamericana en 2019 tras ganarle a Atlético Paranaense. También existieron derrotas, como el caso de Lanús por la Copa Libertadores 2017 y la reciente final de Libertadores frente al Flamengo en Perú.

El Muñeco desde su llegada a conquistó 11 títulos en seis años como DT: tres Copa Argentina (2016, 2017 y 2019), tres Recopa Sudamericana (2015, 2016 y 2019), dos Copa Libertadores (2015 y 2018), una Copa Sudamericana (2014), una Supercopa Argentina (2017) y una Suruga Bank (2015).