River se prepara para el gran regreso a su casa. El próximo sábado, el Millo se enfrentará a Rosario Central sobre la alfombra del estadio Vespucio Liberti. El último cotejo de local del elenco de Marcelo Gallardo data del pasado 11 de marzo, cuando venció 8-0 a Binacional en la primera fase de la Copa Libertadores 2020. Será casi un año después, y el equipo se encontrará con un césped que es una auténtica alfombra, pareja, un híbrido que es 95% sintético y 5% césped natural, que terminó de ser cosido hace horas atrás. 

El primero que caminó el terreno de juego y que apenas lo pisó pido una pelota para ver cómo rodaba y como picaba fue Marcelo Gallardo. Mañana el plantel tendrá allí la última práctica antes del duelo ante los Canallas.

El nuevo césped, desarrollado por la firma irlandesa SyS, es el mismo que lucirá el nuevo Santiago Bernabeú y el que exhibieron 6 de los 12 estadios de Rusia 2018, el que puso el Barcelona en Camp Nou en el parate de dos meses y el que también tiene Wembley, la Catedral del Fútbol Europeo. Costó arriba de 200 millones de pesos y, a eso, hay que sumarle los gastos que se hicieron de napas, la remodelación completa de todos los baños del estadio y el acuerdo con Huaweii para instalar la tecnología "Wifi 6", la más avanazada en su estilo. Toda la obra le cambió por completo la cara al escenario de Udaondo y Figueroa Alcorta.

Al verlo por primera vez, el golpe de vista, con las lonas incluidas, ya arroja una visual muy "europea". Se ve una alfombra verde, plana, lonas tensadas alrededor como coronando la cancha. Y esas lonas dicen más de lo que muestran. El día de mañana, esa sería la medida exacta de las tribunas del anillo inferior del nuevo Estadio Monumental. Si bien no hay fecha aún, todo quedó listo para el inicio de la fase 2 de ese proyecto. De todas maneras, la idea no parece ser demorarlo mucho, ya que por ese inicio de la nueva etapa es que se decidió ahora no pintar el Monumental. 

El nuevo césped del estadio hará que la pelota corra más rápido y soportará la lluvia de una manera que ningún otro estadio lo hace en la Argentina. "Todo lo que cae en el césped se drena. La estadística nos marca que no se ha suspendido ningún partido por lluvia en césped con esta tecnología en el mundo", dicen satisfechos, las voces desde Núñez y apuntan, con crudeza: "Cualquier cancha de country era mejor que el Monumental. No tenía oxígeno en las raíces".

Liga Profesional de Fútbol on Twitter

 

¿Un estadio para 85 mil personas?

Hoy, luego de las modificaciones que se realizaron en la Centenario alta, que incluyeron la remoción del alambrado, puede albergar a 70.074 espectadores. ¿A cuánto podría llegar con el nuevo anillo de plateas? En promedio, según pudo saber Doble Amarilla, se habla de un aumento en la capacidad de 12 mil espectadores. Todo dependerá del nuevo anillo inferior, si en los 4 costados habrá plateas o, en dos de ellos, populares. Lo cierto es que, con la nueva etapa de la obra, alcanzará un número estimado de entre 80 y 85 mil espectadores. 

Si bien el mandato de Rodolfo D'onofrio termina en diciembre, lo cierto es que la magnitud de la obra es tal que la idea es que siga, gane quién gane, así continúe el oficialismo o el club viré en la conducción. Todo queda apuntado para que ya sea un Monumental modernizado en todas sus áreas: "El plan "A" nunca fue la mudanza, siempre fue poder reformar el estadio. Lo que sucedió es que apareció un terreno cerca y también lo teníamos que evaluar. También, en aquel momento, no sabíamos que ibamos a tener 6 meses para poder llevar adelante la obra. Hoy no hay ninguna chance de mudanza", marca, a pedido de Doble Amarilla, un dirigente del club en estricto off the record.

River tiene un césped como el que siempre anheló Gallardo. Una auténtica alfombra verde, al ras de piso, sin desniveles, a la que ya no hay que temerle por la lluvia. Un tejido que recién habrá que "renovar" en un cuarto de siglo, porque recién dentro de 20 o 25 años habrá que rehacer el cocido del césped, "pero ni siquiera habrá que hacer esta obra, es levantar la parte superficial y volver a coserla. La obra más ardua en ingeniería se hizo ahora. Hay estadio para rato", cierran, con evidente satisfacción, desde las oficinas del Monumental.

 

"