Los hermanos paraguayos Ángel y Óscar Romero agradecieron este lunes "el cariño y el apoyo" recibido en San Lorenzo, a horas de protagonizar una nueva pelea en el vestuario tras la goleada recibida anoche en cancha de Banfield (4-1), finalista de la Copa Diego Maradona.

 

Los Romero regresaron anoche del estadio Florencia Sola de manera particular después de discutir con algunos de sus compañeros al término del partido que pudo significar el último de la era técnica de Mariano Soso.

El juvenil defensor Federico Gattoni le hizo una recriminación a Ángel en el campo de juego y luego intervino el arquero Fernando Monetti, quien le habría lanzado un golpe al futbolista del seleccionado paraguayo.

Los gemelos tiene un largo historial de conductas polémicas desde su llegada a San Lorenzo a mediados de 2019. La más resonante ocurrió en septiembre del año pasado cuando Ángel fracturó a su compañero Andrés Herrera por una fuerte infracción cometida durante un entrenamiento.

Ese día, los hermanos se retiraron antes de la práctica con recriminaciones del propio Monetti y el experimentado defensor Fabricio Coloccini. Por aquella actitud, Soso mantuvo al paraguayo separado del plantel durante una semana.

Los Romero tienen contrato firmado en San Lorenzo hasta el 30 de junio de 2022 pero su continuidad en el club es una incógnita en momentos que Corinthians de Brasil, ex equipo de Ángel, se menciona como posible destino conjunto.