Rosario Central y Lanús acordaron el pago de un millón de dólares que había generado un conflicto. Se trataba de dinero por la transferencia de Diego Braghieri de Lanús a Atlético Nacional de Medellín.

En aquel entonces, el Canalla, dueño del 50% de los derechos económicos del jugador, había reclamado y tras la resolución del TAS ambos clubes pudieron limar asperezas, con Claudio Tapia como testigo y en las oficinas de la AFA. 

El acuerdo se cristalizó con el pago de la mitad de la ficha y el resto será abonado en cuotas tras la reunión que sostuvieron Nicolás Russo, presidente del Granate, y Ricardo Carloni, vicepresidente primero de los rosarinos en Viamonte.

Con ese dinero, Central saldará parte de una abultada deuda que tiene con el club Envigado, de Colombia, por Duvan Vergara.